Pergamino exportó genética Hampshire a Brasil

La cabaña pergaminense Don Jerónimo, de Jorge Linares, exportó por primera vez en su historia animales ovinos de la raza Hampshire Down de primera línea. El destino fue Brasil.

La genética Hampshire Down ya se encuentra en Porto Alegre, Brasil, luego de la exportación efectuada por las tres cabañas argentinas.

Luego de años de trabajo y dedicación a la raza Hampshire Down, situación que le permitió ganar importantes premios en distintas exposiciones de las que participó, incluso habiendo obtenido el premio Gran Campeón en la última edición de Palermo 2019, la Cabaña Don Jerónimo llevó a la ciudad de Pergamino a lo más alto.

Es que se trata de la primera vez que una cabaña ovina de esta localidad del norte de Buenos Aires exporta animales en pie a Brasil.

“Estamos realmente muy felices por el logro, esperando que sea un puntapié para que varias cabañas puedan exportar con la finalidad de afianzar el mercado ovino de nuestro país”, explicó el cabañero Jorge Linares, en diálogo con El ABC Rural.

Logro compartido

Tres establecimientos de la argentina fueron elegidos por cuatro cabañas, de las más importantes de Brasil, para adquirir genes Hampshire Down de primera línea.

A la cabaña Don Jerónimo, se le sumaron las entrerrianas Don Alberto y El Espinillo, remitiendo entre todas 12 ejemplares de su mejor genética, entre ellos el Gran Campeón Macho de Palermo 2019, para derramar en los planteles cariocas.

Desde Pergamino, viajaron el macho condecorado en lo más alto de la Exposición Rural, un borrego y una borrega, todos herederos del mismo padre.

Por su parte, de las procedentes de Entre Ríos, el establecimiento Don Alberto, de Matías Márquez, envió dos hembras y un macho, mientras que de la cabaña El Espinillo, de Ariel González, fueron seleccionados cuatro hembras y dos machos.

Ejemplares Hampshire en la cabaña Don Jerónimo. Se trata de la primera exportación de una cabaña ovina de Pergamino.

En palabras de uno de los cabañeros brasileños, el ejemplar que obtuvo el máximo premio en nuestro país es de un nivel supremo, que no ha visto en la genética británica, australiana, uruguaya ni zelandesa.

“Es un verdadero orgullo de toda la familia, que nos impulsa a seguir mejorando la raza sumando desafíos a nuestra familia”, concluyó Linares.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí