Pérdidas en cosecha de soja: más de 142 kilos por hectárea quedan en el campo

Según INTA, las pérdidas en cosecha de soja en la presente campaña promedian los 142 kilos por hectárea. Esto representa un 25% del margen neto de producción. La cifra se presenta con más de un 60% de la oleaginosa cosechada a nivel país.

pérdidas de cosecha
La correcta regulación de la cosechadora es fundamental para minimizar las pérdidas en el campo. La tecnología de punta está disponible, solo falta la mano del productor para obtener resultados óptimos.

Un dato llamativo pero que se repite en todas las campañas. Con un avance del 60% del área cosechada de soja a nivel nacional, los relevamientos realizados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) indican que los niveles de pérdidas de cosecha promedian los 142 kilos por hectárea. Este número representa una pérdida de casi 1300 M/U$S para el país.

Según el mismo sondeo llevado a cabo por el organismo, las zonas más atrasadas con la cosecha de soja son el NEA, sur de Córdoba, norte de La Pampa, oeste de Buenos Aires y el centro-norte de Santa Fe.

Este valor de pérdidas, multiplicado por el área de cosecha de soja estimada en 16,7 M/ha, representan 2,37 millones de toneladas de granos que quedan en el rastrojo del campo argentino. Esto significa una reducción del saldo exportable en aproximadamente 1.292 M/U$S.

La propuesta del INTA es lograr reducir los valores promedio actuales de pérdida en un 20%, aumentando el saldo exportable en 258 millones de dólares. Para lograr este objetivo el INTA propone que los nuevos valores de tolerancia fijados sean de 75 kg/ha como límite.

pérdidas por cosecha
Para aumentar la eficiencia de cosecha se deben regular adecuadamente cabezales y cosechadoras a lo largo de la jornada, conociendo y utilizando toda la tecnología disponible que tienen las máquinas actuales.

La fórmula para cosechar soja con eficiencia

Cosechar soja con eficiencia es un elemento clave en la unidad productiva, ya que repercute directamente en la rentabilidad del cultivo. A modo de ejemplo, desde INTA citaron que “si arrendáramos para trabajar un lote en el que logramos un rendimiento de 33 qq/ha, -que es el rinde medio nacional actual-, realizando un manejo adecuado en cuanto a calidad de siembra, fertilización y sanidad del cultivo y teniendo en cuenta las pérdidas promedio registradas hasta el momento, podemos inferir que el impacto de ese nivel de pérdidas sobre la disminución del margen neto es del 25%”.

Pérdida en cosecha
Datos suministrados por INTA Manfredi.

Un dato no menor es que en muchos casos, el nivel de pérdida está por encima de este valor promedio, con lo que el impacto en el margen es mucho mayor.

Este dato destaca la importancia de trabajar para incrementar la eficiencia de cosecha. Acción que en la mayoría de los casos tiene un “costo cero” y que repercute notablemente en los márgenes de la actividad.

Los costos de la soja

No es difícil lograr una baja en el nivel de pérdidas de cosecha porque el parque de cosechadoras mejoró en cantidad y calidad. Además, la información de cómo hacerlo está disponible, sumado a que Argentina posee productores y contratistas de cosecha muy bien preparados para lograrlo.

Para aumentar la eficiencia de cosecha se propone regular adecuadamente los cabezales y cosechadoras a lo largo de la jornada, conociendo y utilizando toda la tecnología disponible que tienen las máquinas actuales y evaluando permanentemente durante la jornada de trabajo las pérdidas de cosecha con la metodología del INTA.

La necesidad de bajar los niveles de pérdidas pone al INTA, productores, técnicos, contratistas y empresas del sector a trabajar unidos, disminuyendo las pérdidas de cosecha al máximo posible.

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA – Reduciendo las pérdidas en cosecha: jornada virtual del INTA, el martes 11