Para el caso Vicentin, plantean una salida asociativa y cooperativa

El licenciado Eduardo Fontenla, considera que el modelo de Cooperativas de Nueva Generación (CNG) permitiría superar la crisis de la empresa Vicentin. En este artículo explica de qué se trata, por qué resulta una solución adecuada y cómo podría lograrse. “Nos parece un modelo de racionalidad empresaria para solucionar una crisis importante de producción y trabajo”, señala.

VICENTIN

Las indefiniciones, los malabarismos y los procesos judiciales de la empresa Vicentin SAIC, nos hace pensar en una fórmula empresaria superadora como son las “Cooperativas de Nueva Generación (CNG)”, porque la salida no es la quiebra.

Ya existe presencia y participación económica cooperativa en la “crisis” de Vicentin y fue a mediados de enero del año pasado, a poco más de un mes de que la empresa  se declarara el 4 de diciembre de 2019 en cesación de pagos, cuando la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) decidió poner en marcha un salvataje para las cooperativas que tenían acreencias por la agroexportadora.

La ACA es la principal acreedora comercial de Vicentin, por u$s 90 millones, destacando que la Asociación se hizo cargo de los compromisos que tenía la empresa santafesina con sus cooperativas asociadas para recuperar esos fondos de operaciones certificadas. A su vez, la deuda total de Vicentn con las cooperativas agropecuarias llega a 7.762 millones de pesos.

¿Hacía que solución encaminarnos?

Pensamos en las Cooperativas de Nueva Generación (CNG), que toman por definición, como empresa núcleo y articuladora de los factores de la producción y de la gestión y control a las cooperativas y se basan en posicionamientos, transformaciones e innovaciones pensadas desde las necesidades y expectativas de los asociados y sus familias, asegurando que sean protagonistas y aumenten sus ingresos con distribuciones equitativas.

Como cooperativas núcleos y articuladoras, podemos pensar en la ACA, en Agricultores Federados Argentinos Coop. Ltda. (AFA), la Unión Agrícola de Avellaneda (UAA), la Cooperativa Agropecuaria Unión de Justiniano Posse, la Cooperativa Agrícola Ganadera de Sunchales, la Cooperativa Agrícola Ganadera Guillermo Lehmann de Pilar y otras entidades de la economía social de significativa presencia operativa que deseen sumarse y concertar una salida asociativa de base cooperativa con participación pública-privada especialmente con el Banco de la Nación Argentina (con una acreencia de U$S 300 millones), el Banco cooperativo Rabobank de Holanda-, YPF Agro y la Cooperativa CHS Inc de Estados Unidos, entre otras.

El capital en manos cooperativas es un dique de contención ante la concentración monopólica.

Dejamos claro que las menciones de cooperativas con acreencias, son a título de ejemplo y no son limitativas a ninguna entidad o sector, tengan o no activos en Vicentin. Solo es imprescindible compromiso con el país y gestión transparente y, hacer honor al lema “unidos para ser más fuertes”.

CASO VICENTIN
Licenciado Eduardo Fontenla:“Creemos que hoy le toca al cooperativismo hacer historia y aumentar su participación en la actividad y exportación agro-bio-industrial”.

Una negociación conjunta clara y real

Es desafío es construir una moderna arquitecturas económica, tecnológica, colaborativa y de expansión, con diseños organizacionales de aportaciones de capital internas del propio sector de la economía social y extra-cooperativo de personas físicas y jurídicas nacionales, que permitan sistemas y entramados de reproducción ampliada y que las coloque en condiciones semejantes o superiores a otros modelos empresariales capitalizados,

Aquí, dada las necesidades financieras, se plantea una cuestión de fondo como es asegurar la participación, gestión y control de capitales nacionales y ser nexo entre capitales económicos y capital social. Nexo que brinda confianza, calidad de las relaciones y negocios sostenibles.

Obviamente, para el monto de la deuda de Vicentin, la capitalización propia cooperativa no es suficiente para la inversión de salvataje que se requiere. Por lo tanto, se debe tender a sumar más actores locales/regionales, cooperativas, mutuales, productores acreedores, sin acreencias y de los terceros que pueden estar dispuestos a invertir ahorros, garantizando desde la CNG resultados seguros, sostenibles y transparentes.

Aquí tenemos una forma de apoyar la inversión nacional con especial énfasis en lo local-regional y para proteger el trabajo, la generación de trabajo genuino, digno, bien remunerado, con participación y compromiso de las entidades de los trabajadores.

Sostenemos esto desde la propuesta de CNG porque paralelamente en este proceso la empresa Vicentin fue denunciada por algunos acreedores por estafa y administración fraudulenta.

CASO VICENTIN
Instalaciones portuarias de la Asociación de Cooperativas Argentinas sobre el río Paraná. La ACA es la principal acreedora comercial de Vicentin, por u$s 90 millones.

Trabajo coordinado y asociativo

Ojalá podamos pensar, buscar consensos y construir para una salida cooperativa y asociativa a través del modelo CNG que tiene muchas potenciales y también valores, principios y caracteres propios de organización, utilizando la metodología compatible del encuentro, es decir, trabajar a partir de lo que une al movimiento cooperativo y en alianza estratégica con el Gobierno nacional, los estados provinciales y los municipales.

Dejamos claro que el diseño de las CNG en el mundo no fue pensado para recuperar empresas en concurso, quiebra o crisis, sino que fue pensado y desarrollado para aumentar el agregado de valor en las cadenas agro-bio-industriales y la participación de productores agropecuarios de pequeñas y medianas dimensiones.

Pero nos parece un modelo de racionalidad empresaria para solucionar una crisis importante de producción y trabajo como la que generó para la Argentina la firma Vicentin, que exportaba el 9% de los granos, oleaginosas y derivados.

Creemos que hoy le toca al cooperativismo hacer historia y aumentar su participación en la actividad y exportación agro-bio-industrial.

Finalmente, pensamos que la salida es por arriba del laberinto, no por el medio, y las cooperativas tienen experiencias y son resilientes para salir por arriba, con voluntad política, gestión, buen gobierno y transparencia. Las CNG son un lugar hacia dónde ir.

Eduardo H. Fontenla

Licenciado en Cooperativismo y Mutualismo y Licenciado en Ciencia Política y Gobierno

El ABC Rural