Ombú: un “jugador” importante en pulverizadoras autopropulsadas

Con el lanzamiento del nuevo modelo PA0 3.500, Ombu sale al campo con muchas modificaciones, gran capacidad de trabajo y su reconocida calidad.

Ombu
Javier Isasa del departamento técnico-comercial de Ombú, junto a la pulverizadora autopropulsada PA0 3.500 con botalón de 36 metros de ancho de labor.

Ombú, la empresa fabricante de maquinarias agrícolas de la localidad santafesina de Las Parejas, reconocida por la multiplicidad de productos que abarca casi la totalidad del rubro agropecuario, a los que se suman remolques y cajas compactadoras de residuos, hace hincapié por estos días en su pulverizadora autopropulsada PA0 3.500.

Con el lanzamiento de ese nuevo modelo en la muestra agropecuaria de San Nicolás, Ombú sale al campo con muchas modificaciones, gran capacidad de trabajo y su reconocida calidad.

“Reencontrarnos con el público es motivo de alegría, y entre nuestra amplia gama de productos estamos lanzando fuertemente en la expo este nuevo equipo con muchas modificaciones y gran capacidad de trabajo”, expresó Javier Isasa, del departamento técnico-comercial de Ombú, en diálogo con El ABC Rural.

“Hace ya 10 años que estamos en el mercado de las pulverizadoras autopropulsadas, siendo un oferente importante en Argentina de este importante producto para las aplicaciones de fitosanitarios”, destacó.

Ombu
Los visitantes de la muestra observan atentamente las cualidades de la nueva pulverizadora autopropulsada PAO 3500.
ombu
El botalón central es doble pendular para poder copiar los desniveles del suelo y permitir una autocorrección permanente, contando también con suspensión neumática, computadora y piloto automático.

Reconocida calidad y respaldo de la familia Ombú

En ese sentido, el entrevistado, describió que “el nuevo modelo PA0 3.500 viene con motor Cummins de 173 HP, caja automática con powershif, botalón de 28, 30, 32, 34, 36 y 38 metros de ancho labor, tanque de 3.500 litros de rotomoldeo de muy fácil limpieza”.

Asimismo, indicó que “el botalón central es doble pendular para poder copiar los desniveles del suelo y permitir una autocorrección permanente, contando también con suspensión neumática, computadora y piloto automático”.

Por otro lado, en el mismo segmento de maquinarias, el representante de Ombú, recordó que “también contamos con fertilizadoras autopropulsadas, que de a poco también van ganando terreno en el mercado”. En definitiva, recordó que “se trata de productos de reconocida calidad con el respaldo de la familia Ombú”.

El ABC Rural

 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL