Moha: alternativa estival para lograr mucho forraje en poco tiempo

moha
En el INTA Pergamino, Buenos Aires, se generaron cultivares de moha y se realizó su evaluación productiva a través de numerosos ensayos que confirman muchas virtudes del cultivo estival.

La moha es una gramínea anual, estival, megatérmica o C4, y de ciclo muy corto, que tradicionalmente fue utilizada como forraje conservado en forma de heno o rollos, en sistemas de producción de leche y carne.

El cultivo se destaca por tener un elevado potencial de producción de materia seca en un corto período de tiempo.

Además presenta la ventaja de ser un excelente antecesor de siembras otoño-invernales, particularmente de pasturas, por desocupar el lote temprano y dejar un bajo nivel de rastrojo y malezas.

Por eso se trata de una gran alternativa como reserva forrajera de verano apta para zonas húmedas y subhúmedas templadas y templado-cálidas, junto a maíz y sorgo.

En el INTA Pergamino, Buenos Aires, se generaron cultivares de moha y se realizó su evaluación productiva a través de numerosos ensayos que confirman éstas virtudes del cultivo estival.

Actualmente es el momento ideal en la ventana de siembra de moha, y para conocer en detalle las características de esta interesante alternativa forrajera estival y el trabajo del INTA Pergamino, El ABC Rural dialogó con el ingeniero agrónomo Julio Velazco, del área de mejoramiento genético de cultivos forrajeros de la Experimental.

moha
El ingeniero agrónomo Julio Velazco, del área de mejoramiento genético de cultivos forrajeros del INTA Pergamino junto a Javier Lavandera, durante una de las jornadas de trabajo en la Experimental con el cultivo de moha.

Tolerancia al déficit hídrico y competencia con malezas

“El cultivo de moha se destaca por tener un elevado potencial de producción de materia seca en un corto período de tiempo, ya que dependiendo de las condiciones climáticas y del cultivar, varía entre los 60 a 80 días desde la siembra”, destacó Velazco.

“Esto permite incluirlo en la rotación con flexibilidad en la fecha de siembra, utilizándose para producir rápidamente materia seca, ya que en un corto periodo se logra mucho forraje, para confección de rollo o heno como reserva invernal, generalmente muy utilizado en planteos lecheros, aunque también carniceros”, continuó.

En definitiva, el entrevistado, explicó que “con la moha se logra forraje de buena calidad, como fuente de fibra efectiva, de gran digestibilidad, en comparación con otros forrajes”.

Asimismo, apuntó que “es un cultivo eficiente en el uso del agua, con buena tolerancia al déficit hídrico y a la competencia natural con las malezas por su rápido crecimiento, dejando un barbecho limpio”.

moha
Entre los 60 a 80 días desde la siembra, la moha permite se obtener mucho forraje, e incluirlo en la rotación con flexibilidad en la fecha de siembra, utilizándose para confección de rollo o heno como reserva invernal, generalmente muy utilizado en planteos lecheros, aunque también carniceros.

Noviembre ideal para siembra y lograr unos 10.000 kgMS/ha

-¿Ahora estamos en la época ideal de siembra?

-Sí, porque el mejor momento para implantar moha es noviembre, más allá que la brecha puede ir desde octubre a enero. Se recomienda una densidad que varía entre 25-30 kg/ha y una profundidad de 2-3 cm en siembra directa, y 15-20 kg /ha a 3-4 cm en convencional.

-¿Cuál es el momento óptimo de henificación?

-En el estado de panojamiento, ya que combina una alta producción de forraje y una buena relación entre hojas, tallos y panojas, que definen el valor nutritivo del forraje.

-¿Qué productividades pueden alcanzarse?

-Como toda gramínea responde muy bien a la fertilización nitrogenada, por lo que una buena estrategia a la siembra e inicios de macollaje la respuesta en la producción de materia seca es muy buena, lográndose alcanzar valores superiores a los 10.000 kilos de materia seca por hectárea, cuando la moha alcanzó el 90% de panojamiento.

vv
El INTA Pergamino tiene un convenio de investigación, desarrollo y financiamiento con la empresa Cereagro SRL de la ciudad de Junín, Buenos Aires, y en el marco de ese convenio, realiza un programa de mejoramiento genético del cultivo de moha.

Convenio de investigación, desarrollo y financiamiento

En cuanto al trabajo que viene desarrollando el INTA Pergamino en el cultivo de moha, Velazco, informó que “tenemos un convenio de investigación, desarrollo y financiamiento con la empresa Cereagro SRL de la ciudad de Junín, Buenos Aires, y en el marco de ese convenio, realizamos un programa de mejoramiento genético del cultivo de moha”.

Como resultado, destacó que “hoy contamos con tres cultivares de moha en el mercado, Carapé Plus INTA, Yaguané Plus INTA y Nará INTA, siendo este último el cultivar más novedoso, lanzado al mercado en el año 2020”.

-¿Qué características y resultados pudieron mejorarse con Nará INTA?

-Es una variante muy uniforme, menos susceptible al vuelco, que presenta un ciclo un poco más largo a panojamiento, con entre 15 y 20 días más desde la siembra, que le permite producir mayor cantidad de forraje, en un 30 a 40%.

-¿Esa mayor productividad se compensa con calidad?

-Sí, la calidad forrajera es la misma, y como el ciclo es más largo, el estado fenológico se retrasa, incluso aumentando la productividad de materia seca digestible.

El ABC Rural

 

 

 

 

 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL