Banco Macro, más de diez años apoyando el negocio agropecuario

Banco Macro

El Banco Macro atiende el sector rural desde hace más de 10 años y sigue desarrollando líneas de negocios para atender sus demandas.

En ese sentido, ofrece sus líneas de crédito y financiación a mediano y largo plazo, en pesos y dólares, con tasas muy convenientes y beneficios a través de tarjetas exclusivas para los productores.

“Tenemos como uno de nuestros objetivos principales apoyar el sector agropecuario. Tratamos de armar negocios para los productores”, señaló en diálogo con Nuevo ABC Rural, el Gerente de Banca Agronegocios del Banco Macro, Juan Carlos Benoit.

El funcionario, es consciente que el sector atravesó etapas buenas y también malas, pero considera que tiene un gran futuro por delante, al que la entidad desea acompañar.

“El agro para el Banco es un negocio estratégico que comenzamos a transitar en 2007 y aún seguimos reafirmando la idea de ser un jugador importante en el mercado nacional”, explicó el representante de la entidad crediticia.

En la actualidad, Banco Macro cuenta con más de 14 mil clientes en el sector y llega con mucha afluencia a las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba, con más de 200 sucursales en la zona núcleo que ofrecen una variabilidad de productos aptos para cada necesidad.

Las mejores herramientas

Benoit hizo referencia a líneas de financiamiento para gastos de siembra, tarjetas de crédito con convenios especiales con fabricantes de insumos y acuerdos con empresa de maquinaria agrícola con plazos de hasta 48 meses.

También dio detalles de financiamientos en dólares y a plazos razonables con que los productores pueden cubrirse de “futuros descalces” con contratos de venta de granos a futuro.

Entre otras líneas, remarcó la posibilidad de que los productores paguen con granos todas sus obligaciones financieras a partir de convenios que tiene el Banco Macro con corredores del sector.

Además, dijo que hay demanda de sus líneas de mediano plazo para compra de maquinarias agrícolas, mediante acuerdos con las principales fábricas del país.

“Van de 36 a 48 meses de plazo en dólares a tasas muy convenientes y competitivas a nivel internacional”, sostuvo.

En relación a la Tarjeta de Crédito para el Agro, explicó que permite financiar la adquisición de insumos y la contratación de servicios del campo, “de la manera más ágil, práctica y transparente”.

Esta herramienta le brinda al productor agropecuario, contratista rural o prestador de servicios agropecuarios, “financiación inmediata en pesos, aprovechando el costo de oportunidad y haciendo más eficiente la inversión relacionada a su explotación”.

El agro y su necesidad de cambio

El Gerente de Banca Agronegocios del Macro,  destacó que los bancos “somos aliados de los productores y tratamos de colaborar para dar previsibilidad y que la planificación suplante el azar en el negocio”, dijo.

Por ello, la institución ofrece planes para todas las actividades: ganadería, lechería y agricultura, además de ser agentes financieros de cuatro provincias donde se destacan economías regionales que también se atienden.

“La Argentina precisa generar divisas y para eso debe apoyarse en la producción agropecuaria y en la agroindustria agregando valor y poder exportar bienes terminados o semi terminados”, concluyó.