Márgenes brutos: el maíz gana en el centro del país y la soja en las regiones más alejadas de los puertos

El último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, analiza los números para la soja y el maíz, en función de los costos, la distancia a puertos y las perspectivas climáticas. La cadena sojera aportaría US$ 13.716 millones al PBI argentino en 2021 y todas las cadenas agroindustriales, US$ 31.173 millones, un -0,2% respecto a la campaña 2019/20.

márgenes brutos

El último informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en su apartado “Escenario Económico”, analiza la situación de mercado para el poroto de soja y las estimaciones de márgenes brutos en función de los costos y la distancia a puertos desde las regiones productivas.

En términos absolutos, el maíz se muestra como la opción más competitiva en el centro del país, mientras la soja gana competitividad en las regiones más alejadas de los puertos y ambientes más restrictivos.

El mercado

Señala el informe que la campaña 2020/21 se encuentra atravesada por un escenario económico y comercial que presenta factores de incertidumbre muy importantes, que le imprimen una importante variabilidad a los precios internacionales y domésticos.

En el mercado de Chicago, el precio de la soja registró una dinámica muy particular, con tres tendencias bien definidas en el 2020. Una tendencia negativa, que se fue pronunciando a medida que el brote del Covid-19 se expandió a la mayoría de los países y llevó al precio de la oleaginosa a alcanzar mínimos a mediados de marzo.

A medida que comenzó la reactivación de la actividad mundial, el precio en Chicago registró una tendencia alcista con un crecimiento estable. A fines de agosto, esta tendencia se aceleró y permitió que los precios recuperen todo el terreno perdido ubicándose en los niveles de mayo de 2018, previos a la Guerra Comercial.

Causas de la recuperación

Detrás de esa suba, se encuentran factores fundamentales -una creciente demanda de China y una menor producción en Estados Unidos y factores financieros vinculados a la debilidad del dólar producto de la política monetaria expansiva estadounidense.

En el mercado doméstico, el precio a cosecha futuro mayo 2021 en el MATba–Rofex, siguió una dinámica similar. De marzo a junio los precios se ubicaban por debajo de los mínimos de las últimas cinco campañas. Una vez que entramos en el periodo de precampaña, comprendido entre julio y septiembre, los precios registraron un sostenido crecimiento.

No obstante, en el promedio del periodo de precampaña, las cotizaciones aún se encuentran un 2% por debajo de los registrados en la campaña previa y un 9% por debajo del promedio de las últimas cinco campañas.

Costo de los insumos

Con respecto a los precios de los principales insumos, se observa una baja para la campaña 2020/21. En el siguiente gráfico se presenta un conjunto de insumos utilizados en los planteos de soja.

Los precios están normalizados con base igual a uno en el promedio del período, por lo que si los valores son menores a la unidad esto significa que se encuentran por debajo de la media histórica.

Entre los herbicidas, el 2-4 D registra una baja de 3,9%, en tanto que el glifosato concentrado se mantuvo estable. También se registran reducciones en fertilizantes, PDA cayó 12%, aunque el SPS se mantuvo estable. En el mismo sentido, los precios de fungicidas se mantuvieron estables.

Márgenes brutos más ajustados para la soja

Utilizando el promedio de precios precampaña y los rindes estimados para el nuevo ciclo, la campaña 2020/21 registraría márgenes brutos más ajustados tanto para soja de primera como para el doble cultivo trigo – soja de segunda.

La contracción de los márgenes se ve explicada por dos factores. En primer lugar, una baja sensible de los rendimientos promedio esperados: -6,3% en el caso de soja de primera y de -9,3% en el caso de trigo – soja de segunda.

En segundo lugar, un menor precio FAS1 en un contexto de mayores alícuotas de derechos de exportación: las alícuotas promedio pasaron de 25,1% en septiembre de 2019 a 33% en septiembre del corriente año.

márgenes brutos

En el Gráfico Nº 2 la Bolsa de Cereales presenta la evolución de los márgenes brutos para soja de primera y maíz temprano para el promedio nacional y la región núcleo sur. El promedio surge de ponderar los márgenes de cada región por su superficie sembrada correspondiente.

Como se observa, la caída del valor de la producción por lo menores precios y menores rindes supera la baja de los costos descripta anteriormente.

No obstante, la baja de los márgenes de soja es inferior a la observada en otros cultivos, como es el caso del maíz temprano: mientras que los márgenes brutos de soja caen 16% y 2% para el total país y la región núcleo, la variación registrada en los márgenes de maíz es de -18,5% y -10,3% respectivamente. En ese sentido, la soja muestra una mejor performance relativa (ver Gráfico Nº 3 de variación de márgenes)

márgenes brutos

En términos absolutos, el maíz se muestra como la opción más competitiva en el centro del país, mientras la soja gana competitividad en las regiones más alejadas de los puertos y ambientes más restrictivos.

Debe notarse que, para llegar al margen neto recibido por el productor, deben además descontarse gastos de estructura y alquiler de la tierra, además del pago de impuestos.

Con todo, la campaña 2020/2021 estará signada por la evolución de las lluvias. En ese marco las decisiones de siembra se regirán en mayor medida por cuestiones climáticas que económicas, teniendo en cuenta que las segundas serán las determinantes a la hora de concretar los rindes y márgenes efectivamente observados.

Aporte de la soja a la economía: US$ 13.716 millones

En cuanto a la contribución a la economía, y de confirmarse el pronóstico climático y las estimaciones de producción, la cadena sojera aportaría en su conjunto 13.716 millones de dólares al PBI argentino en 2021. Con respecto a la campaña previa, esto representa un retroceso del 1%.

Este retroceso no es superior producto del aumento de los precios de los subproductos de soja. El mismo panorama se registraría para todas las cadenas agroindustriales, que en conjunto aportarían a la economía 31.173 millones de dólares al PBI, un -0,2% respecto a la campaña 2019/20