“Maleza Cero week”: alternativas de control en especies difíciles

En el marco de las disertaciones virtuales “Maleza Cero week” que organiza la compañía Adama, el ingeniero agrónomo Julián Oliva se explayó sobre algunas especies que preocupan al productor y brindó una mirada agronómica sobre el sistema actual.

"Las estrategias químicas que manejamos deben ir montadas sobre un muy buen manejo agronómico", dijo Julián Oliva.

“En 78 años de trabajo se han utilizado diferentes herbicidas orgánicos y el problema de malezas aún continua, con dos o más biotipos sospechosos por año y no hay nuevos mecanismos de acción pensando en el corto plazo”, reflexionó el ingeniero agrónomo Julián Oliva en una de las jornadas online organizada por Adama, en el marco del programa “Maleza Cero week”.

En este sentido, dijo que hay que conformarse con las herramientas que están disponibles, pero siempre con la mirada puesta en la prevención de más casos de resistencia en malezas.

“Las estrategias químicas que manejamos deben ir montadas sobre un muy buen manejo agronómico de los cultivos: esta es la mejor herramienta que tenemos”, indicó el profesional cordobés.

Una de estas estrategias que marcó el especialista en su charla online fue la utilización de cultivos de cobertura competitivos que permita ayudar a los herbicidas en el control de malezas resistentes.

“El achicamiento de líneas en soja, el aumento de densidad de siembra en trigo, la elección de la fecha de siembra para diferir momentos de competencias entre la maleza y el cultivo, y hasta el uso de la fertilización, que puede dar ventajas competitivas del cultivo frente a las malezas, son alternativas agronómicas que permiten ahorrar en tratamientos químicos”, sostuvo.

Amaranthus hybridus

Se trata de una especie muy agresiva, de rápido crecimiento, que se ha convertido en un problema muy grave en los cultivos extensivos en la Argentina y el mundo.

“Hay biotipos con resistencia a ALS, glifosato y produce reducciones de hasta un 40% en soja por lo que es indispensable que el productor adquiera un manejo agronómico optimó más allá de conocer cuáles son los herbicidas que la debilitan”, continuó Oliva.

En relación a su estrategia de control, el especialista dijo que el primer pico de aparición ocurre sobre finales de octubre modulado por temperaturas y precipitaciones, aunque hay germinaciones durante todo el año.

Los encuentros virtuales se desarrollaron desde el 18 al 22 de mayo.

“Un pre-emergente debería cubrirnos durante la ventana de octubre y diciembre. En esta etapa del año tienen que presentarse las alternativas químicas más eficaces para su control”, explicó.

El uso de diflufenican en barbechos cortos 21 días antes de la siembra, es una estrategia interesante para comenzar a controlar la maleza, para la implantación de un cultivo de invierno o una maniobra de cobertura. Luego se debe adoptar un residual para hacer frente a esta especie.

Gramíneas anuales

Dentro de estas, el mayor foco se hace sobre Digitaria sanguinalis (Pasto Cuaresma), pero también se desarrollan Echinochloa colona (Capin), Eleusine indica (Pata de gallina), Setaria parviflora (Barabal) y Urochloa platyphylla (Pasto bandera o Braquiaria).

Este grupo de malezas ha crecido en importancia en los últimos años, en parte favorecidas por la siembra directa, y varias de ellas ya han manifestado resistencia a glifosato, por lo que resulta fundamental conocerlas muy bien para un manejo más integral.

“Las imidazolinonas funcionan fantástico sobre el manejo de urochloa”

“Es importante en estas especies, sobre todo en Eleusine, montar pre emergentes con repaso de pos emergentes: se puede utilizar tratamientos de residuales en barbechos cortos, sojas STS y uso de Ligate y diclosulam”, comentó.

Además dijo que en pre emergencia flumioxazim + pyroxasulfone es una muy buena estrategia para su control.

En el caso de urochloa, que es otra de las gramíneas resistentes que están creciendo con mayor severidad, indicó que tiene una estrategia química muy puntual ya que su nacimiento se genera de esta manera.

“Las imidazolinonas funcionan fantástico sobre urocloa con lo cual es una elección puntual que se debe adaptar”, aseguró Oliva.

Sorgo de Alepo

La aparición de biotipos con resistencia a glifosato y graminicidas incrementaron la necesidad de controlar mejor su órganos reproductivos para limitar su expansión.

El descubrimiento en Córdoba de un biotipo de sorgo de Alepo con resistencia múltiple (glifosato y haloxifop) aceleró su atención en los órganos reproductivos y utilizando herbicidas que los controlen efectivamente.

“El sorgo de Alepo debe ser abordado no solo con tratamiento químico, sino entendiendo su dinámica ya que brota en agosto y su floración de gesta a partir de noviembre”, explicó el disertante.

“En un tratamiento en preemergencia con residuales se puede utilizar cloroacetamidas o isoxaflotole + thiencarbazone”, señaló.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí