Maíz tardío: arveja como segundo cultivo de renta o vicia como cobertura

Se trata de dos excelentes alternativas en zona núcleo para aportar nitrógeno biológico al maíz tardío y generar una buena biomasa como cobertura del suelo para competencia y control natural con malezas.

Maíz tardío
Como segundo cultivo de renta, la arveja es una muy buena alternativa como antecesor al maíz tardío, ya que le deja disponible algo de nitrógeno biológico, más allá de lo que se lleva como grano.

La Chacra Pergamino-Colón de Aapresid, desde hace ocho campañas viene realizando diferentes investigaciones con intensificación en cultivos de cobertura y grano, con diversidad de especies como antecesores invernales de maíz tardío.

En ese sentido, por ejemplo, se evaluó el comportamiento del cereal tardío sobre cuatro antecesores de invierno: cultivo de vicia como cobertura, cultivos de arveja y trigo para grano, y barbecho como testigo.

Sobre los resultados de ese trabajo, se refirió María Belén Agosti, técnica de la chacra Pergamino-Colón de Aapresid, en diálogo con El ABC Rural en el marco de un Congreso organizado en Rosario por la firma Brevant Semillas.

“En la zona núcleo de producción agrícola, venimos evaluando e incluyendo intensificación de maíces tardíos, con arveja como cultivo de grano antecesor, o bien con cobertura de leguminosas, como vicia”, informó Agosti.

“El objetivo es aportar nitrógeno biológico al maíz tardío y generar una buena biomasa para que el suelo quede cubierto y haya una competencia y control natural con las malezas”, apuntó.

Maíz tardío
María Belén Agosti, técnica de la chacra Pergamino-Colón de Aapresid. Desde hace ocho campañas viene realizando diferentes investigaciones con intensificación en cultivos de cobertura y grano, con diversidad de especies como antecesores invernales de maíz tardío.

Servicio de recarga hídrica ante la seca

En los ocho años de experiencia en los que la Chacra viene trabajando con cultivos de cobertura, Agosti dijo que tuvieron dos o tres campañas con estrés hídrico, por lo que se refirió a las ventajas que ante una seca ofrecen estos cultivos como servicios.

“Trabajar con cultivos de cobertura como vicia, nos permitió poder ir viendo los pronósticos, la evolución del agua en el suelo y decidir cuándo secar la vicia en función de lo que tenemos de agua acumulada en el suelo”, explicó.

“Hubo años en que solo nos llovieron 46 milímetros en el ciclo del cultivo de vicia, y secamos del 10 al 15 de octubre, esperando las lluvias que en la zona núcleo son muy recurrentes en noviembre y en buena cantidad, dándose una recarga del perfil entre noviembre y diciembre”, informó.

De esta manera, la entrevistada graficó que “se puede jugar muy bien con la fecha de secado en casos de estrés hídrico para almacenar agua”.

“Por el contrario, destacó, en años con excesos hídricos, podemos secar la cobertura lo más tarde posible, para que pueda aportar más materia seca y nitrógeno”.

En cambio, aclaró que “en el caso de un cultivo de arveja o trigo como antecesor, no existe esa posibilidad de poder secar el cultivo ante la seca, ya que se tiene que esperar a cosecharlo, siendo indistinta la cantidad de agua disponible en el suelo”.

Maíz tardío
Cuando se emplea la vicia como cobertura del maíz tardío , se debe tener cuidado de que sea de buena calidad, para que brinde buen aporte de materia seca y nodulación.

Curva de respuesta a la fertilización

Por otro lado, Agosti indicó que midieron en tres años de ensayos la respuesta del maíz tardío a la fertilización para antecesores como arveja y trigo para grano, vicia como cobertura y barbecho de testigo.

“Con esos cuatro antecesores de invierno hicimos la curva de respuesta a la fertilización”, señaló.

En ese sentido, informó que “observamos que el maíz sobre vicia nunca respondió a la fertilización nitrogenada, ya que si no le aportábamos nada de nitrógeno o le poníamos 180 kilos rendía lo mismo, y siempre en los niveles más altos”.

La entrevistada dijo que, en cambio, sobre arveja “el maíz respondía a la fertilización a las primeras dosis, y con unos 130 kilos de nitrógeno total disponible, ya llegaba al máximo rendimiento”.

En conclusión, manifestó que “necesitábamos realizar alguna fertilización, ya que parte del nitrógeno que aporta la arveja por fijación biológica se lo lleva el grano que produce, y no queda disponible para el maíz, a diferencia de la vicia que deja el 100% del nitrógeno disponible”.

Arveja como segunda renta y vicia de calidad como cobertura 

Por lo tanto, Agosti destacó que “si con el maíz tardío se desea un segundo cultivo de renta, la arveja es una muy buena alternativa como antecesor, ya que le deja disponible al maíz algo de nitrógeno biológico, más allá de lo que se lleva como grano”.

“En realidad -aclaró- lo que estamos haciendo cuando el maíz va detrás de la arveja es llevar a un nitrógeno objetivo un poco más bajo de 130 kilos”.

Por último, la entrevistada advirtió que “con la vicia como cobertura del maíz tardío, si bien no estamos fertilizando, hay que tener cuidado de que tenga buen aporte de materia seca y nodulación”.

“De lo contrario, advirtió, si después no fertilizás al maíz, te va a ir muy mal”. Por eso pregonó asegurarse que la vicia sea de buena calidad.

 

 

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí