Maíz 2020/2021, con buenas expectativas a pesar de todo

Si bien el último informe del USDA cambió el panorama a positivo cuando se piensa en el Maíz 2020/2021, las condiciones climáticas en la Argentina, los costos de producción y la falta de previsibilidad política, cuentan notablemente a la hora de planificar su siembra. Por ahora las estimaciones hablan de un recorte cercano al 7%.

maíz 2020/2021
El USDA dejó sin variantes su cifra sobre la producción de maíz, en 50 millones de toneladas, pero elevó de 35 a 37 millones de toneladas el volumen de las exportaciones, por lo que ubicó al país como el segundo mayor exportador mundial.

Tras una expansión de cinco años, el maíz 2020/2021 se replegaría, con 500.000 hectáreas menos que el año pasado, según las cifras emitidas por la Bolsa de Comercio de Rosario.

Según la entidad, durante la campaña pasada, en nuestro país se implantaron 7, 26 millones de hectáreas y para la temporada entrante, se esperan 6, 75 millones de hectáreas.

Sin embargo, no todos los actores creen que esta estimación se concretará realmente. Para muchos, el posible recorte de producción del cereal en Estados Unidos, proyectado por el Departamento de Agricultura de ese país (USDA), podría llegar a ser determinante en las intenciones de siembra argentina.

¿Por qué? Por una sencilla razón. La ratificación del cambio de escenario productivo para el maíz por el fuerte ajuste del área -que ya tuvo su impacto alcista en los precios durante la semana anterior- el clima y la relación entre Estados Unidos y China, continuarán siendo los dos principales fundamentos para la determinación de las cotizaciones de los granos.

Maíz 2020/2021
A mediados de marzo, el derrumbe del petróleo volvió a arrastrar las cotizaciones del maíz en la Bolsa de Chicago. Sin embargo, hoy la situación es otra.

Además, los productores argentinos vienen conformes con la anterior campaña, donde nuestro país rompió la barrera de las 51 millones de toneladas. Y lo que es mejor, con el 88% de avance de cosecha, el rinde nacional promedio se plantó en 82,3 qq/ha, quedando no muy lejos del récord, 85,9 qq/ha registrado durante la campaña 2018/2019.

Hay limitantes climáticas

No obstante, la principal limitante que tiene la producción agropecuaria en el mundo, está acechando a la Argentina. Hay un gran temor al clima tras un año muy difícil. Los indicadores muestran que hay un escenario Niña que se va afirmando y, con ello, el freno entre los productores para implantar el cultivo.

Por ejemplo, hacia el sur de Santa Fe se vive el trimestre con menos lluvias de los últimos cien años. Inclusive ya hay focos de sequía extrema. En Córdoba, en tanto, ya van 90 días con registros mínimos y se estiman 65 mil hectáreas trigueras en malas condiciones. Con fuertes heladas y seco, los últimos días de julio y los primeros de agosto no dan señales de lluvias.

“En el sur de Santa Fe y Córdoba venimos muy complicados climáticamente. Las condiciones hídricas son alarmantes, debido a que los perfiles de suelo no están cargados, y no hay expectativas de lluvias en los próximos días”, dijo en diálogo con El ABC Rural, el ingeniero agrónomo  Andrés Cogliati, referente del área de investigación y desarrollo de la firma Rotam para Santa Fe y Córdoba.

En ese sentido, explicó que las siembras tempranas de maíz “resultarán difíciles de llevar a cabo” si continúa este escenario climático adverso.

Por su parte, el ingeniero agrónomo Nicolás Tettamanti, de marketing a campo de Bayer, coincidió en que está será una campaña con marcada tendencia “Niña”, y recomendó buscar estabilidad en el maíz.

“Puede ocurrir que el maíz 2020/2021 atraviese alguna que otra situación de estrés. Por lo tanto es indispensable pensar en materiales con marcado acento de estabilidad”, aseguró el entrevistado. Además, mencionó que “de nada sirve tener el mejor rendimiento en un lote, si una situación de sequía hace caer el rendimiento”.

Por ello, es importante, según Tettamanti, “implantar híbridos con estabilidad en rendimientos en una campaña donde estamos pensando tener inconvenientes por falta de precipitaciones”.

Si bien aún falta muchos días para la siembra del maíz 2020/2021, los productores comienzan a definir sus intenciones productivas en estos días.

“La suerte todavía no está echada”

Es cierto que aún falta muchos días para la siembra del maíz 2020/2021. Pero no es menos cierto que los productores comienzan a definir sus intenciones productivas en estos días.

También está la incertidumbre local por los márgenes muy ajustados, sobre todo en zonas en las que el flete es un componente muy importante de los costos y el excedente productivo de la región se vuelca a la exportación.

Y, por supuesto, también ocupa un lugar importante en las decisiones la incertidumbre de los mercados internacionales que se muestra con precios mejorados, pero con un telón de fondo de pandemia.

En este contexto, el presidente de Maizar, Alberto Morelli, no duda que aún resta mucha agua correr debajo del puente. El ingeniero agrónomo, detalló a El ABC Rural, que “es temprano aún para hacer estimaciones de siembra de maíz 2020/2021”. Además dijo que EE.UU. va a necesitar un “clima record” para asegurar su siembra, lo que hace que la campaña todavía esté en proyectos en la Argentina.

“Hoy el margen económico del maíz es razonable, incluso por encima de la soja. Si las lluvias acompañan, entiendo que muchos más productores se van a volcar al maíz”, indicó el referente de la cadena maicera.

En ese sentido, “desde nuestra entidad, previo a la pandemia observábamos un área de siembra muy similar a la acontecida el año pasado, conociendo que la venta de semillas está fluyendo rápidamente”, dijo.

Por otro lado, indicó que en nuestro país, sembrar maíz es una posibilidad que tiene el productor “de defender sus pesos una vez que vende la cosecha, y por ello compra las semillas y los insumos anticipadamente” para escapar de la inflación y los vaivenes del dólar.

“La siembra de maíz está volátil”

Por su parte, la ingeniera agrónoma María Beatriz Giraudo, siente que la siembra de maíz 2020/2021 aún no está determinada. “No me animo a definir ninguna estimación porque habíamos arrancado el año con muchas perspectivas que se fueron diluyendo con la pandemia”, explicó.

 

La presidenta honoraria de Aapresid, afirmó que los vaivenes de las decisiones políticas “nos perjudican y generan mucha incertidumbre” entre los productores. “Esto atenta al corazón de la sustentabilidad. Nuestra producción trabaja con la Naturaleza y necesitamos una planificación de mediano y largo plazo”, admitió.

Además dijo que las decisiones de corto plazo en el sector agropecuario “nos pone en un riesgo ilimitado”. “Yo no le saco la ficha al maíz para la campaña que viene ya que muchos lotes que iban a ir a trigo, ante la falta de lluvias pueden ir a maíz. Quienes están trabajando en rotación y diversificación de cultivos, van a reconvertir el área y probablemente sembrarán maíz”, concluyó Giraudo.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí