Lluvias: alivio para el trigo en el centro de la región pampeana

Luego de 90 días de ausencia de lluvias, entre el martes 8 y miércoles 9 de agosto hubo acumulados de entre 10 y 40 milímetros.

lluvias
En El Trébol, Cañada Rosquín y María Susana, Santa Fe, los acumulados estuvieron entre los 30 y los 40 milímetros.

La prolongada ausencia de precipitaciones que venía sufriendo el centro de la región pampeana, en especial la provincia de Córdoba, se vio interrumpida por un sistema frontal frío que provocó lluvias y tormentas de variada intensidad.

Luego de 90 días sin tormentas, el territorio cordobés recibió entre el martes 8 y miércoles 9 de agosto importantes acumulados. Los milimetrajes oscilaron entre los 10 y los 30 milímetros.

En el centro de la provincia de Santa Fe se destacó la zona de Carlos Pellegrini con 32 milímetros, aunque el resto de la región no recibió precipitaciones.

Estas lluvias llegan en un momento clave para el trigo, ya que el cultivo empieza a requerir más agua. Pero, por otro lado, aún son insuficientes para recuperar el nivel de reservas del agua del suelo adecuado.

Córdoba necesita entre 80 a 100 mm para lograr condiciones óptimas de reservas y en el resto de la región núcleo se mantienen como las últimas semanas, entre los 60 a 80 mm, según datos relevados por la Bolsa de Comercio de Rosario.

Tras las lluvias, ¿sigue el patrón seco?

En el corto plazo, cada vez es más latente la amenaza de más “Niña”. Los pronósticos indican condiciones de tiempo totalmente estables para todo el país, por la influencia de un importante centro de alta presión que mantendrá la ausencia de precipitaciones y un ambiente un poco más cálido durante el fin de semana.

Para el verano el forzante Niña sigue activo. Se consolida con una probabilidad de entre el 62 y 66% de que la intensidad del efecto Niña vuelva a aumentar nuevamente en el inicio del verano de 2022.

¿Qué pasa con el trigo dónde llovió?

“Los trigos están macollando y a punto de comenzar a aumentar sus requerimientos, por lo que el agua llego en el momento justo. Estos milímetros son fundamentales para reactivar el crecimiento y deberán acompañarse con nuevas lluvias durante septiembre para alcanzar los rindes potenciales”, dicen desde Carlos Pellegrini donde recibieron 32 mm. Allí, se renuevan las esperanzas de superar los rendimientos del año pasado (40 qq/ha vs. 30 qq/ha).

En territorio santafesino en El Trébol, Cañada Rosquín y María Susana los acumulados estuvieron entre los 30 y los 40 milímetros: “esperamos que los trigos que estaban buenos pasen a muy buenos con esta lluvia”.

En Corral de Bustos, Córdoba, recibieron entre 5 a 15 mm, sin embargo, con la foto de hoy los técnicos proyectan 10 qq/ha menos de rinde potencial que la campaña pasada (45 qq/ha vs. 55 qq/ha). (GEA – BCR)

El ABC Rural

 

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL