Las nuevas generaciones se ponen al frente de la sustentabilidad agropecuaria

Los jóvenes productores y científicos del agro ven con optimismo el paso de una agricultura convencional a un sistema productivo sustentable. Para las próximas décadas, si se implementa el modelo que pregonan en el país, la reducción de utilización de fitosanitario, sumado a la compensación de huella de carbono, serán vitales para fortalecer la visión de las nuevas generaciones.

nuevas generaciones
Nuevas generaciones están ingresando a la producción agropecuaria y, en esta entrada traen cambios que logran aplicar de forma paulatina. La sustentabilidad es lo más pregonado en el sistema.

Desde la fecha y hasta el año 2030, se esperan grandes cambios que llevarán a una revolución del sector agrícola. Por décadas, los gobiernos y las grandes organizaciones se han concentrado en la disponibilidad de los alimentos, con el objetivo de dar acceso en todo momento del año a los alimentos que constituyen la base de nuestra dieta.

La visión de los jóvenes asesores es compleja pero enriquecedora. Sin embargo, las nuevas generaciones de productores están comprometidas a dar respuestas a las demandas sociales a través del desarrollo de tecnologías sustentables en los diferentes ambientes y sistemas de producción.

“Debemos generar información para adaptar cada sistema sustentable a los distintos ambientes productivos particulares que existen en el país”, señaló en diálogo con El ABC Rural, el joven productor Franco Bardeggia (26), gerente técnico de la chacra Aapresid de Justiniano Posse, en la provincia de Córdoba.

Para Franco, el sistema productivo “siempre vivo” es un modelo a seguir y que se puede emplear en todas las provincias argentinas. “En nuestra zona se implementa con necesidades diferentes a lo que ocurre, por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires. Son distintos los servicios que ofrece el sistema en Córdoba, Santiago del Estero, Chaco y otras regiones productivas”, dice convencido.

Es decir que es cuestión de llevarlo a cabo en función de la necesidad del productor. “Debemos ajustar la tecnología de proceso a partir de la necesidad que tenga el productor en su campo, dependiendo de la zona”, insistió Franco

La importancia de sumar la ganaderia

Volver a la chacra mixta es un sueño colectivo que persiguen muchos productores. Si bien no es un modelo que resurgió de manera extraordinaria, poco a poco las nuevas generaciones intentan transmitir su importancia.

“En nuestra provincia hay varios productores que junto con Aapresid, CREA e INTA están integrando a la ganadería en conjunto con este tipo de sistema en suelos clase 1 ó 2”, explicó Bardeggia.

Franco Bardeggia (26), gerente técnico de la chacra Aapresid de Justiniano Posse y productor agropecuario.

Se trata de agricultores que suman ganadería en suelos de alta producción agrícola con el desafío de diversificar el sistema. “Permite aportar mejoras a la agricultura a partir de la producción ganadera con el objetivo de ganar-ganar”, expresó.

Economía verde

El concepto de economía verde apuesta por un desarrollo sostenible y rentable buscando situaciones que generen beneficios económicos, sociales y medioambientales. “Hay un desafío palpable en las nuevas generaciones de técnicos y productores y está basado en producir cuidando el ambiente”, reconoce el entrevistado.

Inclusive para Berdeggia, uno de los grandes servicios que se busca con este sistema sustentable es el aporte de carbono al suelo. “Actualmente la Comunidad Europea refuerza la rentabilidad de los productores en el mercado cuando el aporte de carbono al suelo a partir de la fotosíntesis que realiza el cultivo es superior”, dice. “Lo hacen ofreciendo en el mercado bonos de carbono que amplían el abanico de rentabilidad de los productores”, agrega.

“Pregonamos la sustentabilidad”

Agustín Torriglia (27) es otro joven productor que impulsa la sustentabilidad agrícola como un todo en el sector. Es presidente de Aapresid jóven y es consciente de la necesidad de poner el foco en la protección ambiental a la hora de hacer su trabajo.

“La intensificación sostenible, la rotación de cultivos y el manejo integrado de la agricultura bajo parámetros sustentables, son modelos que llegaron para quedarse y deben ser discutidos siempre en la búsqueda de sumar conocimientos”, expresa el estudiante cordobes.

Torriglia, produce en la zona de Río Cuarto, Córdoba, e indica que en base a las condiciones de cada campo y campaña en particular es fundamental “lograr una intensificación sostenible” que además es “rentable”.

“Estas tecnologías de proceso no se remiten solo a un segmento de productores como muchos creen. Es un modelo sustentable que pueden desarrollar con éxito productores grandes, medianos y chicos”, explica el dirigente joven de Aapresid.

“Vamos en camino a afianzar este sistema”

Torriglia explica que la necesidad de mejorar la forma de producir nos lleva a profundizar el sistema agrícola sustentable. “Lograr extender esta intensificación sostenible a una superficie mayor en la Argentina es un desafío, pero a su vez un compromiso de extensión nuestro”, indicó.

Agustín Torriglia, presidente de Aapresid joven.

Asegura que poder mostrar a la comunidad y a los jóvenes productores del país el trabajo de Aapresid “es el trabajo que la comisión que presido se puso como bandera y lo vamos a exponer en distintas jornadas”.

“Con este sistema pensamos de manera abarcativa y bajo una mirada holística. Por supuesto a largo plazo. Porque estamos tratando sobre un sistema vivo y biológico que no nos permite acotar tiempos y análisis de solo una campaña”, aclaró el entrevistado.

Por último, reconoció que implementar el sistema “siempre vivo, siempre verde”, no es una cuestión de generación. “El desafío de innovar no distingue rango etario. Sí hay que estar en una actitud pro activa constante y con capacidad de investigar siempre”, concluyó.

El ABC Rural