La presidenta del INTA trazó el camino a recorrer por la institución

Su gestión apuntará al desarrollo sostenible, cuidado del ambiente, competitividad, generación de valor agregado y lucha contra la pobreza y el hambre.

La recientemente designada presidenta del INTA, Susana Mirassou, en su flamante despacho.

Designada mediante decreto 93/2020 publicado en el Boletín Oficial el 22 de enero último, Susana Mirassou será la primera mujer en presidir el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, acompañada de Tomás Schlichter como vicepresidente.

Entre sus ejes de gestión, tendrán una agenda enfocada en la contribución al desarrollo sostenible, el cuidado del ambiente, la competitividad, la generación de valor agregado y la lucha contra la pobreza y el hambre, desde el aporte que pueda hacer la institución.

Puesta en funciones

Diana Guillén, jefa de Gabinete del Ministerio de Agricultura, y Carlos Parera, director nacional del INTA, le dieron la bienvenida ese mismo día en la oficina central del instituto, ubicada en Capital Federal.

Durante la recepción, Guillén expresó su alegría por poder acompañarla. “Estoy muy contenta porque –Mirassou– es una persona que siempre está pensando en el desarrollo del país”, dijo.

Además, destacó que “no es menor” que sea la primera presidente mujer de un organismo como el INTA. “El ministro Basterra habla de equidad social y de unidad en el territorio y, en esto, el INTA es un actor fundamental”, señaló Guillén.

La ingeniera Susana Mirassou al momento de asumir su cargo al frente del INTA.

Por su parte Parera opinó que “Susana es una persona muy comprometida con la institución y estamos muy contentos por su designación, porque siempre trabajó por el bien del INTA”. Y agregó: “Seguiremos trabajando todos juntos para que así sea”.

“Contra el hambre y la pobreza”

A su turno, Mirassou agradeció a las autoridades nacionales por su designación, agregando que “tenemos una gran esperanza y la oportunidad de participar en los cambios que hacen falta en el país”, señaló y agregó:

“En esos cambios, hay algunos temas centrales en los que el INTA tiene gran responsabilidad, generando propuestas enfocadas en la lucha contra el hambre y la pobreza”.

Mirassou destacó también la necesidad de trabajar en una agenda orientada al crecimiento del país. “La Argentina necesita crecer con equidad social, aumentar las exportaciones y así generar divisas”, señaló.

Con una fuerte impronta en la planificación y la evaluación de proyectos, Susana Mirassou será la primera mujer en presidir el INTA.

Agregó que “para esto debemos trabajar articuladamente con el sector público y privado, potenciando sinergias y promoviendo innovaciones tecnológicas, fortaleciendo la acción conjunta de Nación, provincias y municipios en los territorios”.

Interactuar con entidades e instituciones

Mirassou señaló que “el INTA tiene que sumar e interactuar con el conjunto de las instituciones, con todas las entidades representativas del sector agroalimentario” y que para eso será clave el rol de la agricultura familiar, las universidades, ciencia y técnica, desarrollo social, ambiente y todas las áreas con las que tengamos que trabajar conjuntamente en los territorios.

“Debemos transitar juntos una gran avenida de diálogo, reflexiones críticas de lo que debemos corregir y reparar, acuerdos y agendas compartidas”, destacó Mirassou.

“Nuestra agenda ambiental hoy es imperativa”, manifestó la presidenta del INTA y advirtió: “Hoy, las generaciones más jóvenes nos están demandando y cuestionando a nosotros por las cosas que están pasando”.

Por último, Mirassou reafirmó su compromiso con los temas de género. “La política de género tendrá un lugar destacado en mi agenda”.

Semblanza

Mirassou es ingeniera agrónoma (Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires), Magister Scientiae en Economía Agraria (FAUBA-INTA) y doctora en Ciencias Sociales (Flacso), en cuya tesis abordó la gestión integral de los recursos hídricos.

Ingresó al INTA en 1988 como becaria en el Instituto de Economía y Sociología Rural. En su paso por la institución trabajó en Economía de los Recursos Naturales y Sustentabilidad, se desempeñó como gerente de Seguimiento y Evaluación y, desde 2007 a 2019, fue directora nacional asistente de Planificación, Seguimiento y Evaluación.

Asimismo, la presidenta del INTA es miembro de la American Evaluation Association, la Asociación Argentina de Economía Agraria y participó en numerosas reuniones de actualización, conferencias, seminarios y cursos de posgrado como expositora, coordinadora o asistente. (Fuente: INTA Informa).

Nota relacionada: El INTA, por primera vez presidido por una mujer

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí