La inversión en maquinaria agrícola sigue, pero faltan créditos

Según un comunicado de la AFAT, en el último trimestre crecieron las ventas de implementos y sembradoras, pero disminuyeron las de tractores y cosechadoras. Hay interés comprador pero falta asistencia crediticia para inversiones de alto valor.

CONTRATISTAS RURALES

Según se desprende del informe de la industria de maquinaria agrícola elaborado por el Indec, en el tercer trimestre de 2020, las unidades vendidas de implementos aumentaron un 66,8% respecto a igual trimestre del año anterior, las sembradoras crecieron 5,2%; mientras que las unidades vendidas de tractores y cosechadoras experimentaron una disminución de 7,7% y 7,6%, respectivamente.

Esta información surge de un comunicado de la Asociación de Fábricas y Distribuidores Argentinos de Tractores y otros equipamientos Agrícolas, Viales, Mineros, Industriales y Motores (AFAT), donde al comparar las unidades vendidas en el período enero-septiembre de 2020 con el mismo período de 2019, observa que los implementos crecieron un 33,1%, las sembradoras 21,7% y los tractores aumentaron 4,9%. Sin embargo, las unidades vendidas de cosechadoras experimentaron una disminución de 2,5%.

Reynaldo Postacchini, presidente de AFAT.

Para Reynaldo Postacchini, presidente de AFAT “el escaso crecimiento en tractores y la caída en la venta de cosechadoras demuestran que los productores y contratistas argentinos mantienen el interés en invertir y renovar su plantel de maquinaria, pero que, sin embargo, encuentran dificultades para adquirir tractores y cosechadoras, que son las inversiones de mayor valor”.

Según señaló el dirigente, el año 2017 marcó un hito en el mercado nacional de maquinaria agrícola, estableciendo un récord de ventas. Luego, la sequía de 2018 golpeó duramente al sector agropecuario y, como consecuencia, las ventas de maquinaria agrícola cayeron abruptamente, siendo los segmentos de cosechadoras y tractores los más afectados. Durante 2019, las ventas de unidades de maquinaria agrícola crecieron levemente respecto del año anterior, demostrando débiles señales de recuperación.

Por un Plan Canje y financiamiento de largo plazo

“Hace más de un año que en AFAT estamos trabajando en la elaboración de un Plan Canje de maquinaria agrícola, y estamos convencidos que es una de las medidas que el sector necesita para dar un salto en productividad. Las prestaciones que tienen las cosechadoras de última generación, por ejemplo, proveen no sólo mejoras en la calidad y cantidad de material cosechado, sino en rendimiento, precisión y confort” aseguró Postacchini.

“Otra de las medidas que consideramos sería muy importante para el sector agropecuario es el acceso a financiamiento de largo plazo, en cantidades suficientes, con trámites y requisitos que tengan en cuenta las distintas características y necesidades de los demandantes”, agregó el presidente de AFAT.

Participación en el mercado

En el tercer trimestre de 2020, los tractores participaron con el 38,1% de la facturación total, con 10.204 millones de pesos; los implementos tuvieron un 27,7% de participación, con 7.423 millones de pesos; las sembradoras tuvieron un 21,3% de participación, con 5.713 millones de pesos; y las cosechadoras, el 13% restante, con 3.460 millones de pesos.

maquinaria agrícola
En el tercer trimestre de 2020, las ventas de pulverizadoras representaron el 43,4% del rubro “Implementos” con 3.220 millones de pesos de facturación.

En cuanto a la participación de los distintos subgrupos de implementos, se observa que las pulverizadoras representan el 43,4%, con 3.220 millones de pesos de facturación; los otros implementos participan con el 36,6%, con 2.721 millones de pesos de facturación; y los implementos para acarreo y almacenaje de granos, con 1.482 millones de pesos, representan el 20% restante.

Preparándose para los 200 millones de toneladas

“Las empresas que conformamos AFAT apuntamos a producir e incorporar tecnología de punta, que nos permitirá superar los 200 millones de toneladas de granos producidos. Hoy, productores y contratistas argentinos tienen la posibilidad de acceder a los últimos avances a nivel mundial, sin embargo, la incertidumbre macroeconómica y la falta de financiamiento apropiado dificultan la adquisición”, agregó Postacchini.