Jotabe suma desafíos para producir

Paulo Prado, exhibe junto a su cabañero el Gran Campeón Macho de AgroActiva Ganadera.

La cabaña Jotabe de Caldenes S.A. es líder en producción ganadera, sobre todo en animales reproductores de la raza Hereford. Además de su identificado negocio, la firma agropecuaria, con su establecimiento rural ubicado en la localidad de Cañada Seca, Santa Fe, realiza su actividad en un ambiente de sustentabilidad.

“Somos una empresa líder agrícola-ganadera, producción ganadera que comienza en nuestras pasturas, naturales e implantadas, utilizando calendarios sanitarios, selección, BPG´s y bienestar animal para lograr la mejor carne, sustentada por la producción agrícola que suministra la proteína, energía y fibra a la ganadería, aplicando en todas sus etapas BPA´s, normas ASC y RTRS certificadas”, explicó a El ABC Rural, el administrador de Jotabe, Paulo Prado.

Se trata de un emprendimiento modelo en el sector agropecuario con crecimiento permanente y una valorización superior a la suma de sus activos.

Por ello, es una empresa que a la hora de analizar el ritmo de la ganadería en la Argentina es referente y expresa lo que muchos productores ganaderos de nuestro país piensan y sienten.

Paulo Prado en el establecimiento Jotabe, de Caldenes SA, en Cañada Seca.

“Cabaña Jotabe tiene tres líneas genéticas, fijadoras y mejoradoras: Lidio, Batán y Bond”, dijo el entrevistado, quien analizó la última gran participación pública que tuvo: “En la exposición ganadera de AgroActiva culminamos con muchos éxitos y con la alegría de haber contado con el toro mejor vendido de la muestra”, continuó.

  • ¿Cómo fue el lanzamiento en AgroActiva junto a varios competidores de diversas regiones argentinas?
  • Estamos muy conformes con nuestra participación, ya que obtuvimos muy buenos resultados con los reproductores que llevamos. Los mayores logros fueron el Gran Campeón Macho de la exposición y un Reservado Campeón con un trio Puro Reservado. Además, como en cada oportunidad tuvimos muchas consulta de productores y logramos vender el animal mejor pago de la muestra. Estamos muy contentos por los resultados que trajimos.
  • ¿Qué característica tuvo el Gran Campeón Macho Hereford que exhibieron?
  • Este reproductor, es un toro moderado Puro Pedigree muy apto para los productores que quieren sumar genética a sus rodeos. Tiene muy buena carne y es muy considerado para hacer novillos. En los remates fue el animal mejor pago, logrando un precio de 124 mil pesos. Además vendimos las vaquillonas a precios muy interesantes.

Oferta y demanda de genética

Los remates ganaderos de AgroActiva se convirtieron en un clásico y hace más de 10 años que compradores y vendedores de todo el país esperan la megamuestra para realizar buenos negocios en el ámbito pecuario. Desde hace varias ediciones la exposición encontró un socio estratégico para esta tarea y, de la mano de Agricultores Federados Argentinos (AFA), las subastas fueron ganando espacio y repercusión.

  • ¿Cómo evaluaste los precios que se obtuvieron en la megamuestra de Armstrong?
  • Nosotros nos fuimos conformes, pero no hubo mucha demanda y esto se sintió claramente. No sabría atribuir la circunstancia pero hace tiempo que la demanda está en retroceso. Creo que puede ser por la incertidumbre electoral que hay en el sector. En AgroActiva los toros no se llegaron a vender en pista y esto es una señal clara de que los productores no quisieron invertir a pesar las condiciones óptimas desde el financiamiento que existió en la muestra, con 120 días libres para el pago como se ofrecía.
  • ¿Hubo calidad de animales en la AgroActiva ganadera 2019?
  • Sí, eso estuvo claro desde el primer momento porque los jurados que participaron en las distintas razas se llevaron muy buena impresión. El problema no estuvo en la genética, el problema de la poca demanda está en otros factores que creo que tienen más que ver con la oportunidad o el contexto actual que por otra cosa.

Y ahora Palermo…

El próximo encuentro ganadero que desafía a Jotabe es la feria ganadera por excelencia. Se trata de la Exposición Rural de Palermo que se llevará a cabo desde el 24 de julio al 4 de agosto. Allí la cabaña asistirá con todo su potencial buscando imponer su genética.

  • ¿Cómo se preparan para acceder a una nueva edición de “la rural”?
  • Bien. Hace muchos años que asistimos a Palermo y este año será una nueva oportunidad que tendremos para difundir nuestros animales. Durante nuestra visita vamos a llegar con tres toros y unas cuatro vaquillonas de la raza Hereford. Tenemos muy buenas expectativas y esperamos poder cristalizarlas en este encuentro.
  • ¿Es más difícil el contexto de Palermo por la competencia existente?
  • Sí, totalmente. La de Palermo siempre fue una ganadería de elite, allí están las mejores cabañas del país con los mejores ejemplares. Siempre es una competencia exigente desde todo punto de vista. Por eso vamos a presentar nuestra genética en un contexto ganadero de primer nivel argentino.

La apertura de mercados como incentivo

Para Prado no hay dudas que la apertura comercial que existe hoy en nuestro país fue el principal incentivo para que la actividad ganadera despegara en la Argentina. En ese sentido, diagnosticó que el acurrdo Unión Europea-Mercosur “ampliará las expectativas” comerciales para la carne y va a impulsar mejores condiciones productivas.

“Toda apertura con el mundo es muy positiva. Estábamos muy lejos de esa realidad pero en los últimos cuatro años hubo un cambio de paradigma que benefició claramente a los sistemas productivos. En este caso la ganadería no fue la excepción, sino por el contrario”, vaticinó.

En lo que respecta al año electoral y su influencia en la economía del productor, el entrevistado dijo que “hay incertidumbre que pesa a la hora de la inversión”. No obstante, aseguró que si el Gobierno de turno se impone en las urnas “el modelo productivo continuará por la buena senda, posibilitando un auge notorio en la cadena cárnica y frigorífica que repercutirá en mayor mano de obra de calidad”. Además dijo que el riesgo está en “volver atrás”, ya que sería un entorpecimiento de la actividad económica e industrial.

Por último Prado se planteó como desafío elpresarial “crecer en genética” a través de inversiones constantes. Sin embargo reconoció que para eso, “es necesario una continuidad de políticas acordes para el sector sin importar el color político, pero sí la convicción de apertura comercial”, concluyó.