Interesante contrapunto entre las cuatro cadenas y el ministro Domínguez

En el acto de fin de año, Acsoja, Argentrigo, Maizar y Asagir le pidieron a Julián Domínguez una rebaja gradual de las retenciones. Dijeron que la carga tributaria de la soja ya supera al costo de producción. Por su parte el ministro expresó que “el crecimiento de la producción debe replicarse con valor agregado y exportación”.

CONTRAPUNTO
Brinda su discurso en la Bolsa de Cereales el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Juliàn Domínguez. Atienden Luis Zubizarreta, presidente de Acsoja; Enrique Moro, titular de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir); Miguel Cané, presidente de Argentrigo, y Alberto Morelli, presidente de la Asociación de Maíz y Sorgo Argentino (Maizar).

En el tradicional brindis de fin de año de las cuatro cadenas, celebrado este martes en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, Acsoja, Argentrigo, Maizar y Asagir le pidieron al ministro del área, Julián Domínguez, una rebaja gradual de las retenciones. Por su parte el ministro expresó que “el crecimiento de la producción debe replicarse con valor agregado y exportación”.

Las cuatro principales asociaciones de cadenas de cultivo  le enviaron una carta en conjunto al titular de la cartera agraria en la que comparan la evolución de la economía brasilera con la argentina y afirman que nuestro país debe cambiar de estrategia.

“Mientras que en 50 años nuestra producción agrícola-ganadera aumentó seis veces, la de Brasil lo hizo 14 y sus exportaciones las multiplicaron por 70, aniquilando la famosa trampa de la escasez de dólares que aquí nos desvela. Eso fue producto de una clara estrategia de desarrollo que fue mantenida por todos los gobiernos de diferentes colores”, dice el documento.

“Un mercado interno (el de Brasil) bien abastecido a precios competitivos sin jamás cerrar las exportaciones, con una carga fiscal razonable y no discriminatoria”. Esto mismo sucede en otros países vecinos como Uruguay, Paraguay o Bolivia”., sigue diciendo la carta de las entidades.

“Mientras tanto -afirma el mensaje enviado por Acsoja, Maizar, Asagir y Argentrigo- en esto 50 años la Argentina se embarcó en una política que priorizó el cortísimo plazo, lo que implicó un nefasto sesgo anti exportador cuyos pésimos resultados están a la vista”.

Luego aseguran que la permanente crisis que vive la sociedad argentina tiene una salida: “dejar de mirar el corto plazo en donde el Estado se apodera de los márgenes de los pocos sectores competitivos -lo que nos viene llevando hace décadas por un lento declive- para pasar a potenciar esos sectores, pensando en agrandar la torta, aumentar nuestras exportaciones e iniciar el circulo virtuoso del desarrollo federal y la generación de empleo de calidad”. “Sin duda ello impactara positivamente en la recaudación aun con alícuotas menores”, asegura el texto.

Las cadenas sugirieron una serie de acciones concretas para encarar ese cambio de estrategia, encabezadas por una rebaja gradual de las retenciones, que según afirmaron “debe empezar ahora“.

También dijeron que hay que lograr un tipo de cambio de mercado, un plan logístico integral manteniendo el buen trabajo que se viene haciendo en el rubro ferroviario e incluyendo una pronta licitación internacional de la hidrovia, fomentar la adopción de tecnología para los cultivos con una justa retribución y control y profundizar la estrategia de agregado de valor en las exportaciones.

También pidieron volver a poner los biocombustible en la agenda, no discriminar al sector en cuanto a líneas de crédito o controles de precios o cierres de exportaciones, trabajar en un sistema de seguros agrícolas y garantizar la sustentabilidad ambiental de nuestros productos.

“Llevar esto a la práctica requiere un acuerdo entre todos los partidos mayoritarios que genere certidumbre y un cambio de expectativas transformando las ideas en políticas de estado.

“Desde las 4 cadenas que formamos parte del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), somos actores claves para lograr ese acuerdo. Nosotros estamos convencidos de que, con medidas adecuadas, la explosión en nuestras exportaciones agroindustriales será rápida y tendrá un enorme impacto en nuestra economía y en el bienestar de toda la sociedad”, concluyeron.

Cara a cara

En un momento de su discurso, el titular de Acsoja, Luis Zubizarreta se dirigió directamente al ministro de Agricultura, Julián Domínguez: “Señor Ministro, es el momento para que nuestro país cambie de estrategia para revertir esta difícil situación.

“La permanente crisis que venimos viviendo como sociedad tiene una salida: Dejar de mirar el corto plazo en donde el Estado se apodera de los márgenes de los pocos sectores competitivos – lo que nos viene llevando hace décadas por un lento declive – para pasar a potenciar esos sectores. Cuente con nosotros para iniciar esta cruzada, donde se juega el bienestar de las futuras generaciones de argentinos”, manifestó el dirigente.

CONTRAPUNTO
Animada charla del ministro Domínguez con representantes de la agroindustria.

La visión del ministro

Por su parte el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, ponderó la agrobioindustria y sostuvo que “este nuevo concepto es el lanzamiento hacia el futuro” y planteó que en el marco de la pandemia del Covid-19, “el campo estuvo trabajando desde el primer día” y “junto con algunas industrias fueron los que rápidamente dieron respuesta a la crisis”.

Destacó la labor del sector agroindustrial y planteó: “Estamos repensando el ministerio; nuestro ministerio fue creado para otro tiempo; estamos tratando de repensar el rol del Senasa, que como organismo certificador es nuestra carta de presentación al mundo, y estamos repensando también en cómo dejar todos los instrumentos necesarios para que el INTA pueda acompañar directamente en el trabajo intensivo a los productores”.

Biotecnología y sustentabilidad ambiental

“Estamos convencidos desde el ministerio que esta etapa debe tener, por lo menos, -estructurado a partir del diálogo- dos ideas centrales: uno es la biotecnología, tenemos que lanzarnos al conocimiento, aprovechar los mejores técnicos, tenemos que tener una visión universal con sentido del desarrollo de las capacidades nacionales” señaló el funcionario y agregó que “lo segundo, es la sustentabilidad ambiental, hoy el tema ambiental tiene un valor económico adicional”.

Domínguez puntualizó que se deben “aunar todos los procesos de certificación que el sector privado ya está haciendo para ponerlo como marca país”, que dará a la Argentina “una extraordinaria oportunidad” en los “negocio globales”, consideró.

El ABC Rural