Inauguran edificio IncuINTA para la producción de biofármacos

IncuINTA, fue diseñado mediante un proyecto de INTA, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), con la finalidad de trabajar en la producción de nanoanticuerpos. Está a la vanguardia en Latinoamérica.

incuinta inauguracion
Equipado con tecnología de última generación, el nuevo edificio IncuINTA está diseñado para la incubación de empresas de base tecnológica y posee laboratorios para el desarrollo y la obtención de kits diagnósticos.

En una superficie de casi 700 metros cuadrados, en el predio del INTA Castelar, el nuevo edificio IncuINTA fue diseñado para la incubación de empresas de base tecnológica para el desarrollo de productos para uso veterinario y humano.

Trabajarán en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para expresar las moléculas de VHH de llama o anticuerpos en un cultivo continuo de levaduras, método con el que podrán hacer el escalado industrial de las moléculas y su uso como alimentos funcionales y como biofármaco.

En su discurso, el jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Santiago del Solar felicitó al INTA y, en especial, a todos los que fueron parte de este proyecto por el esfuerzo invertido para alcanzar este logro.

“La Argentina tiene capacidades de generar riqueza a través de la agricultura y la ganadería, pero vale destacar el valor que tenemos al generar conocimiento”, aseguró.

Del Solar se refirió al nuevo edificio y aseguró que “va a permitir escalar dimensiones e ideas de muchos científicos argentinos para transformarlas en productos para beneficio de la humanidad: esto es generar oportunidades, riquezas y empleo”.

IncuINTA: una realidad soñada

Por su parte, Juan Balbín, presidente del INTA, destacó el valor de las personas que conforman la institución y, en esta línea, aseguró que “hoy, IncuINTA es una realidad porque hubo una infinidad de personas que, contra viento y marea, lograron sostenerlo, aún, en momentos ingratos”.

“El gran desafío que tenemos en INTA es transmitir esta experiencia de IncuINTA hacia el resto del país”, dijo Juan Balbín.

Además, el titular del organismo planteó que INTA se merecía dar este paso cualitativo, desde el paper a la patente o empresa.

“Nos debemos un país que exporte valor agregado a través del conocimiento”, aseguró el funcionario, quien destacó el rol de toda la investigación que se desarrolla en los sectores públicos, como así también en el privado.

Una gran obra

Luego de dos años de trabajo, y con una inversión de más 126 millones de pesos, el edificio está terminado y equipado con un microbioreactor –único en Latinoamérica– para el desarrollo y la puesta a punto de procesos de fermentación de levaduras y bacterias y un biosensor Surface Plasmon Resonance (SPR), único en el país, utilizado en las diferentes etapas de estudio para el descubrimiento de fármacos.

Luego de dos años de obra y con una inversión de más 126 millones de pesos, el edificio fue inaugurado.

Con sistema de aire calidad ISO 8, la planta puede trabajar con sistemas de células CHO (células ováricas de hámster, según las siglas en inglés) -usadas en el campo de la biotecnología para la expresión y producción de proteínas recombinantes–, bacterias, levaduras y células de insecto para producir bioterapeúticos y kits diagnósticos para uso veterinario y humano.

Edificio IncuINTA, con mirada sustentable

El nuevo edificio está diseñado con una mirada sustentable, posee un sistema de calefacción por termotanques solares y provisión de agua enfriada, ultrapura, vapor y gases especiales.

Además, está dotado con equipos para el desarrollo de sistemas de filtración tangencial y cromatógrafo de proteínas para escala piloto.

También, posee bioreactores esterilizables y sistemas de agitación oscilante. Además, suma equipos para disrupción/homogenización y cabinas de bioseguridad.

Entre sus dependencias, el edificio IncuINTA cuenta con locales para incubación de empresas de base tecnológica, un laboratorio de desarrollo y para la producción de kits diagnósticos y tres salas de fermentación para plataformas de células de insecto, levaduras y bacterias.

Asimismo fue dotado con una sala para el manejo de bacteriófagos, salas de lavado, de preparación de medio, piso técnico, oficinas y sala de reunión. IncuINTA contará con espacio de trabajo para siete investigadores y 11 becarios.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí