Gramíneas anuales: la importancia de hacer bien las cosas

Las gramíneas anuales son un problema a la hora de un control efectivo en malezas. Manejarlas con los mejores herbicidas y con las más efectivas prácticas es la manera óptima de ser protagonistas de un eficiente control.

gramíneas anuales
Sulfomet es una mezcla química de dos herbicidas en un único gránulo para el control de malezas de hoja ancha, gramíneas anuales y maíz voluntario, previo a la siembra de soja, tolerante a sulfonilureas.

Las malezas resistentes a herbicidas son el resultado de una conjunción
de factores concurrentes, tales como la siembra directa, escasez de rotaciones, tecnología genética de resistencia al glifosato y el uso de este herbicida como monoproducto.

Pero también la aplicación recurrente de diferentes herbicidas con idéntico modo de acción altera el conflicto en gramíneas anuales.

“La superficie afectada por gramíneas está creciendo notablemente, y están generando problemas en varias zonas agrícolas”, sostuvo en diálogo con El ABC Rural, el ingeniero agrónomo Andrés Cogliati, referente del área de investigación y desarrollo de Rotam para Santa Fe y Córdoba.

“En el sur de Santa Fe vemos mucho raigrás en este invierno. Es una maleza que comenzó a observarse hace unos años con manchones y hoy está presente en casi todos los campos”, continuó.

Además, el entrevistado habló de las gramíneas primavera-estival, que también son un problema en la producción de cultivos gruesos. “A partir de primavera comienzan a aparecer el género chloris, trichloris, echinochloa, eleusine, sorgo de alepo, entre otras” destacó.

La importancia del manejo

Es fundamental, según el especialista, que el productor tenga en cuenta el banco de semillas existente en su lote.

“Es una obligación para el productor tener en cuenta lo sucedido en la campaña anterior respecto a malezas”, ya que muy probablemente se va a repetir en esta temporada, “si no se toman medidas eficaces para su control”, explicó.

“Entonces desde allí debe comenzar a planificar, lo más temprano posible, las acciones que deberá tomar en ese lote”, aconsejó Cogliati.

gramineas anuales
Andrés Cogliati, del área de investigación y desarrollo de Rotam para Santa Fe y Córdoba.

En ese sentido, dijo que hay mucha información disponible para que el productor sepa cuál es la maleza que va a emerger primero y cuál después, en función del clima.

“chloris es una de las malezas que primero vemos emerger. Es una de las más predominantes del sur de Santa Fe y sur de Córdoba, y es una especie muy bien controlada por algunos herbicidas residuales.

“Sin embargo si nos dejamos estar y la queremos controlar llegando a encañazón, la situación va a comenzar a complicarse”, destacó.

“Evitemos subir dosis a la recomendada por marbete”

El profesional, explica las ventajas de controlar las malezas de manera temprana. Uno de los beneficios es “no tener que subir la dosis o utilizar herramientas como doble golpe que generan mayor inversión en el productor, aumentando los costos de producción”, dijo.

Es muy recomendable hacer un buen manejo de los herbicidas para proteger, no solo es aspecto ambiental que es clave, sino también el económico.

“En control de malezas el costo es mayor a los 100 dólares por hectárea en nuestro país en la actualidad. Antes, ese número era infinitamente menor, aproximadamente 50 dólares, con lo cual es claro el problema que las malezas le genera a la producción”, aclaró.

En ese sentido, Rotam ofrece un producto muy eficaz para el control de gramíneas en barbecho. Se trata de Sulfomet, que se puede utilizar en lotes destinados a soja tolerantes a sulfonilureas, adoptándolo de manera temprana, debido a que posibilita controlar todos los flujos de malezas (chloris, echinochloa, eleusine o rama negra).

“El hecho de utilizarlo de manera anticipada nos permite controlar la maleza en pre-emergencia, evitando el uso de herbicidas pos-emergentes como los graminicidas, entre otros”, explicó el entrevistado.

Un manejo responsable

“Debemos ingresar al lote de manera temprana, antes de que comiencen las emergencias de las gramíneas y rama negra”, vaticinó Cogliati.

Esto se hace planificando la siembra de una soja tolerante a sulfonilureas, ya que Sulfomet está recomendado para ese cultivar.

En lo que respecta a maíz, Rotam cuenta con el herbicida Tuken, destinado al control de “yuyo colorado” (amaranthus hybridus). “Respecto a este producto recomendamos hacer un uso temprano, antes de las emergencias de amaranthus, para poder llegar limpios a las siembras de maíz, girasol y soja”, expresó.

Es un herbicida de acción residual para el control de “yuyo colorado” y otras malezas latifoliadas en período de barbecho como en pre-siembra de los cultivos de soja, maíz y girasol.

Además sumó que luego se llega mejor parado a la pre-siembra o pre-emergencia del cultivo implantado y se puede adoptar herbicidas con otro mecanismo de acción para el control de malezas.

“Esto posibilita mantener el lote limpio, evitar las emergencias de amaranthus y hacer una rotación de herbicidas con distintos mecanismos de acción. Evitando así el aporte de nuevas semillas de malezas al banco del suelo, disminuyendo la presión de selección al no usar siempre el mismo herbicida”, concluyó el especialista.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí