Feedlots: el negocio atraviesa un mal momento económico

El incremento de costos de producción del feedlots y la desfavorable relación compra-venta, ofrece un Margen Bruto negativo por animal engordado. Los productores se están descapitalizando y achicando los encierres a corral.

feedlots
Actualmente las principales variables del negocio del feedlots claramente son adversas.

A partir de la cuarentena obligatoria por la pandemia mundial de Coronavirus, hubo una reducción de operaciones en abril en los feedlots, y una mayor concentración de ingreso a los corrales en mayo.

Pero con el correr de los días y los protocolos sanitarios aplicados, la operación de los engordes en feedlots se desarrolló en forma normal, al igual que toda la cadena de producción de carne, permitiendo llegar a los consumidores internos y externos.

De todas maneras, actualmente el negocio de la actividad feedlotera atraviesa un mal momento económico, ya que a raíz del incremento de los costos de producción, la relación compra-venta es totalmente desfavorable, dando como resultado un Margen Bruto negativo por animal engordado.

Por lo tanto, los productores se están descapitalizando y achicando los encierres a corral. Así lo informó Patricio Reviriego, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlots, quien en diálogo con El ABC Rural, se refirió a la actualidad de la actividad.

feedlots
El ternero o novillito de invernada se disparó a precios inalcanzables para la actividad, sumado al mayor costo de alimentación.

Las variables son adversas para el negocio del feedlot

“Hoy las principales variables del negocio del feedlots claramente son adversas, ya que uno de los insumos más valiosos que tenemos dentro del engorde, que es el ternero o novillito de invernada, se disparó a precios inalcanzables para la actividad”, lamentó Reviriego.

“Los operadores que validan esos precios, lógicamente están resguardando el valor de los pesos, pero a los actores del sector los deja afuera del negocio”, explicó.

Al mayor valor de la invernada, dijo el entrevistado que se suma el costo de la alimentación, que también se incrementó por la suba del precio del maíz y algunos otros insumos.

“El valor del novillo en invernada es entre 130/150 pesos (principios de septiembre), y el gordo es de unos 116 pesos para el ternero liviano de consumo, por lo que la relación compra-venta es totalmente desfavorable, y el costo de la alimentación sigue en crecimiento”, graficó.

En ese sentido, aseguró que “el Margen Bruto es negativo de entre 3.500 a 4.000 pesos por animal engordado”.

Patricio Reviriego, director ejecutivo de la Cámara Argentina de Feedlots.

Productores se descapitalizan y achican los encierres

En consecuencia, Reviriego destacó que “esto hace que aquellos productores que tienen la posibilidad de flexibilizar el sistema de producción de carne, se vuelquen a una recría pastoril o a distintos grados de suplementación, para poder así diluir el costo inicial de inversión que son los kilos de invernada”.

Por lo tanto, indicó, “los productores se están descapitalizando, y empujando el achicamiento de los encierres a corral”.

-¿Cómo están hoy los niveles de ocupación?

-Estamos en promedio por debajo del año pasado, llegando a un pico del 70% en junio. Observamos hasta el 1º de septiembre una caída de 2 a 3 puntos respecto a julio, donde si bien había incertidumbre por la pandemia, se continuaba engordando.

Igualmente, es algo lógico porque en ésta época del año se comienzan a vaciar los corrales, aunque con los valores de la invernada y los insumos es muy difícil poder mantenerlo.

Continuar abriendo mercados de calidad

-¿Cómo viene trabajando la Cámara?

-Continuamos trabajando fuertemente para seguir abriendo mercados de calidad, tanto dentro del acuerdo entre Unión Europea y Mercosur, con una perspectiva más a largo plazo con negociaciones que van a demandar de uno a dos años, bregando por la modificación del biotipo Hilton.

-¿Por qué consideran que requiere un cambio?

-Porque el sistema productivo en la Argentina cambió mucho y el cumplimiento está en riesgo, teniendo en cuenta que se deben enviar novillos engordados únicamente a pastos, como establece su protocolo fijado hace 40 años.

Por último, Reviriego, destacó que “también estamos trabajando en proyectos leyes en algunas provincias que pretenden regular la actividad”.

Nota relacionada – Feedlot: ese fino equilibrio entre el campo y el corral

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí