Está localizada en Corrientes parte de la manga de langostas

El ingeniero agrónomo y coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras del Senasa, Héctor Medina, confirmó que la manga de langostas continúa en la misma zona, en un paraje ubicado entre Sauce y Esquina, en la provincia de Corrientes.

manga de langostas Corrientes
Ingeniero agrónomo Guillermo Fernández, miembro del Programa de Langostas del Senasa, observando langostas que integran la manga detectada en Corrientes.

“Este año tenemos una nueva invasión, pero la novedad es que avanzó al este del país, algo que no ocurría desde hace mucho tiempo”, detalló Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras del Senasa, sobre la manga de langostas ingresadas a Corrientes.

“Después de 73 años -agregó el técnico- llegó a esta provincia, tras desplazarse más de mil kilómetros en un mes y cruzar el Paraná”.

El domingo último por la mañana, equipos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) realizaron controles focalizados de la langosta, con el apoyo de la Municipalidad de Curuzú Cuatiá y de la Sociedad Rural miembro de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) de la provincia de Corrientes.

Después del mediodía, la manga restante levantó vuelo hacia el oeste y cruzó la ruta 23. Durante ese día, equipos del Senasa continuaron realizando tareas de monitoreo por la rutas 126 y 23, cerca de la localidad de Sauce, a fin de dar con la ubicación de la manga.

manga de langostas Corrientes
Uno de lso equipos de langosteros, abocados a la búsqueda de la manga de langostas en la provincia de Corrientes.

Debido a las malas condiciones climáticas el monitoreo se vio interrumpido a las 17 hs, ya que se estaban tornando intransitables los caminos internos por donde los equipos langosteros del Senasa buscaban la manga.

Alerta de un puestero

Cerca de las 20 hs del domingo, se tuvo el alerta de un puestero, que habría visto a la manga asentada en cercanías del Paraje Amará Picada, de la zona de El Descanso.

Gracias a ese aviso, el personal del Senasa pudo reducir el área de monitoreo y dar con la ubicación de parte de la manga de langostas.  Con el apoyo de baquianos, el rastrillaje se hizo a caballo, debido a la poca accesibilidad de los caminos.

El equipo lo encabezó el ingeniero agrónomo Guillermo Fernández, miembro del Programa de Langostas del Senasa, quien señaló que “continuamos con el trabajo a campo y estamos evaluando las condiciones climáticas que podrían determinar el movimiento de la manga”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí