El desafío de gestionar la fotosíntesis alrededor del mundo

Se realiza del 5 al 11 de febrero con actividades en Buenos Aires y Rosario, el encuentro de la Red Mundial de Productores del Global Farmer Network. Por primera vez 80 miembros de la entidad tendrán la oportunidad de encontrarse de manera presencial en la Argentina e intercambiar visiones.

Esta semana, 80 miembros de la GFN tienen la oportunidad de encontrarse de manera presencial por primera vez en la Argentina.

La Fundación Global Farmer Network (Red Mundial de Productores www.globalfarmernetwork.com) posee su sede administrativa en De Moine, Iowa, Estados Unidos. Sin embargo, sus 259 productores miembros que la integran pertenecen y representan a 60 países de todos los continentes del mundo, lo que le da un carácter absolutamente global.

Este año, esa sede, se trasladó a nuestro país para reunir a más de 80 miembros que recorren los escenarios productivos más relevantes de la Argentina y las instituciones fundamentales para el agro.

Sin duda, el conjunto de los miembros de la Red Mundial de Productores, representan una extraordinaria y muy rica diversidad de escenarios agroproductivos. Los miembros de este grupo funcionan asentados dentro de las más diversas condiciones tanto climáticas y edáficas y ambientales, como también dentro de una extraordinaria diversidad de realidades socio-económicas, culturales y políticas.

“Es una gran oportunidad para reunirnos con productores comprometidos con la sustentabilidad, proveniente de 25 países, y hablar sobre los desafíos que tenemos para gestionar la fotosíntesis alrededor del mundo”, expresó en diálogo con El ABC Rural, el productor agropecuario Pedro Vigneau, titular de Maizar y ex-presidente de Aapresid.

Pedro Vigneau es uno de los productores miembro de la Revolución Verde.

“Es un privilegio hospedar a esta delegación” 

Desde el pasado domingo 5 y hasta este 11 de febrero, se estará realizando en la Argentina este encuentro histórico de la Global Farmer Network (GFN) y los productores lo quieren aprovechar al máximo.

“Es un privilegio estar hospedando en nuestro país a esta delegación de productores. Entre otras actividades, les mostramos el desarrollo en la Argentina de la Siembra Directa en el campo de la Familia Uranga donde se llevaron una grata impresión”, destacó el ingeniero agrónomo.

Por otra parte, Vigneau expuso que los visitantes quedaron sorprendidos por la innovación organizacional que fue Aapresid en el campo argentino a lo largo de la historia. “Vamos a visitar empresas importantes como Bioceres, los puertos y la Bolsa de Comercio de Rosario; pero también anclaremos en campos de productores que nos contarán sus desafíos y les mostrarán a todos su forma de producir”, insistió.

Hablar de la gran Revolución Verde

Desde su inicio, la Fundación Global Farmer Network y sus acciones fueron fuertemente impulsadas por el deseo de colaborar activamente a materializar en la realidad a uno de los potentes mandatos que les legara el Dr. Norman Borlaug, Premio Nobel de La Paz en 1970 y padre de la denominada “Revolución Verde”.

https://twitter.com/pedrovigneau/status/1622959166544306177

“Hay un gran eje temático estructurado. Pero también tenemos mucho tiempo libre que aprovechamos para intercambiar conocimientos y relacionarnos con los productores; preguntándoles cuáles son sus desafíos y así llevarnos una riqueza de miradas muy importante”, manifestó el entrevistado.

Entre otras sorpresas, los productores extranjeros se muestran gratamente admirados por la cantidad de hectáreas en siembra directa que tiene la Argentina. “Se impresionan por nuestro modelo productivo y la figura del contratista -por ejemplo- que no es tan común en el mundo”, contó Vigneau.

La resiliencia del sistema productivo argentino sorprende al mundo 

En un país donde los “palos en las ruedas” son una constante para el sector productivo, los visitantes se sorprenden por la fuerza y el empuje que nuestros productores muestran día a día.

Miran sorprendidos la resiliencia del sistema productivo argentino enfrentando todos los problemas que ya conocemos. Falta de créditos, condiciones económicas y políticas cambiantes, poca previsibilidad, entre otras cuestiones negativas“, sostuvo.

Por último, informó que se muestran sorprendidos cuando se les comentan los números de las edades de quienes toman las decisiones sobre la gestión de la fotosíntesis en la Argentina. “Hay estudios que hablan sobre 45 a 48 años de promedio. Este dato para el mundo es una muy baja edad. Son aspectos que impresionan de nuestro ecosistema productivo y del que tenemos que estar orgullosos”, concluyó Vignau.

El ABC Rural