El clima define una campaña que apunta a precios estables

La campaña agrícola ingresa en un trimestre decisivo pensando en 21/22. En Sudamérica recién comenzamos a recorrerla a través de la siembra de invierno. No obstante en Norteamérica lo palpitan muy de cerca con cultivos de verano en plena implantación y crecimiento.

el clima define
Mercados, perspectivas climáticas, tecnologías y claves de manejo para alcanzar el máximo rinde, son algunas de las variables que analiza el productor a la hora de pensar en una adecuada siembra de maíz.

El continente americano con su gran protagonismo en producción y exportación de materias primas, viene sobrellevando los meses de junio, julio y agosto. Sin embargo, julio se presenta como “el mes” de la volatilidad climática por excelencia. Esto es dado que define rendimientos en los cultivos de verano en la mayor proporción del territorio estadounidense.

En el mapa se observan las probabilidades de lluvias inferior, igual o superior a lo normal en Estados Unidos, para el presente trimestre junio, julio y agosto 2021. El territorio donde se cultiva una mayor área de soja y maíz, pronostica recibir lluvias igual o por encima de lo normal para ese trimestre.

Sin embargo, el centro-oeste del cinturón agrícola presenta 55-60% de probabilidades de lluvias por debajo de lo normal. Lo cual, junto a mapas de temperaturas por encima de lo normal, generan un riesgo climático que tendrán el mercado muy presionado en el corto plazo.

“Se esperan recortes productivos para Brasil”

En cuanto a Brasil el mes de abril, el cual definía rendimientos del maíz safriña, paso con lluvias inferiores a lo normal en importantes zonas productoras de este maíz tardío o de segunda siembra.

“Se esperan nuevos recortes productivos para el vecino país. Los mismos se conocerán en el reporte de julio de la CONAB. Podría rondar el 15% del volumen proyectado en mayo pasado”, explicó Marianela De Emilio, especialista en Agronegocios de INTA.

Esta situación, supera 15 millones de toneladas de recorte de esta cosecha. En el mapa vemos los pronósticos de agua que recibiría Brasil entre junio y agosto. Asimismo se observa que las lluvias no superan 70 mm desde el Estado de Mato Grosso hacia el norte del país.

Esto, además de no sumar volúmenes importantes en el corto plazo para la terminación de llenado del maíz safriña, se convierte en un panorama de bajo nivel de reposición de agua en los perfiles productivos para la 21/22.

Consecuencias para la Argentina

“Las mayores lluvias esperadas para los Estados del Sur, aportarían caudal a la cuenca del Paraná. Esto hace fundamental que se cumplan o superen estos pronósticos para mejorar las condiciones de navegabilidad del Paraná, en plena época de cosecha y exportación de granos”, destacó.

Nuestro país, como el tercer sitio americano de importancia en cuanto a volumen producido y exportado, ingresa en la campaña otoño-invernal. El clima actual, definirá la producción de cereales. Trigo es el de mayor importancia, y las reservas de agua en el suelo agrícola nacional, son fundamentales para iniciar una buena 21/22 primavero-estival.

“Se observa en el mapa que este trimestre muestra 40-50% de probabilidades de lluvias inferiores a lo normal”, comenta De Emilio.

“Precios actuales levemente inferiores a los futuros”

Observando los precios futuros de trigo, soja y maíz, tanto a nivel local como internacional, se ve que los precios actuales son levemente inferiores a los futuros. “Esto brinda dos alternativas a la hora de arbitrar precios: que los precios de corto plazo sean caros, o los de mediano plazo baratos”, expresa la especialista.

Si los precios de corto plazo no son caros porque el volumen ofrecido es inferior al demandado, y el clima que viene en el continente americano deja demasiado espacio para riesgo productivo, entonces los precios del mediano plazo podrían ser baratos. Este contexto nos ubica en un mercado con continuidad alcista.

Los vaivenes del mercado

“Lo interesante de tener acceso a estas proyecciones y saber que la 21/22 arranca con un abastecimiento de lluvias escaso en importantes regiones productivas de Estados Unidos, Brasil y Argentina, es conocer nuestro riesgo climático tranquera adentro”, contó la experta, para estimar producción 21/22, y el riesgo precio tranquera afuera.

Siguen teniendo relevancia las coberturas flexibles al alza usando futuro y opciones agrícolas, y los riesgos de la coyuntura local elevan la importancia de usar herramientas comerciales para acotar el riesgo de pérdida de precios futuros por cambio de reglas de juego.

Julio define gran parte de la partida 21/22 por lo cual “afinemos nuestra gestión comercial para quedar protegidos” con pisos altos sobre una parte de la cosecha que viene.

El ABC Rural