EE.UU. en el mercado cárnico: un nicho con gran potencial

Las cifras de exportación de carne vacuna del séptimo mes del año volvieron a recuperarse tras la caída de junio. En este contexto, Estados Unidos asoma con un potencial actor cuya demanda registra un crecimiento exponencial para nuestro país.

Carne vacuna a Estados Unidos
Estados Unidos es un mercado con capacidad de absorber cerca de 1,4 millones de toneladas de importación al año

En lo que va del año, las exportaciones totales de carne bovina acumulan 327.804 toneladas, dentro de las cuales China sigue siendo, por lejos, el principal destino computando el 75% de participación, situación que expone a nuestros productos a una alta dependencia de este mercado.

Sin embargo, en los últimos meses y en medio de un contexto de gran debilidad del resto de los mercados a causa de la pandemia, comenzó a emerger otro destino con enorme potencial de crecimiento para la Argentina.

En concreto, desde el mercado ganadero Rosgan, se refieren a Estados Unidos, como un mercado cuya demanda registra un crecimiento exponencial para nuestro país, luego de varios años de cierre debido a los brotes de fiebre aftosa registrados en 2001.

En estos primeros siete meses del año las exportaciones de carne vacuna congelada y refrigerada al país del norte totalizan unas 13.841 toneladas. Fue por un valor cercano a los 66 millones de dólares, en comparación con las tan solo 1.550 toneladas exportadas durante todo el 2019.

Volumen y rédito argentino

Según las cifras del Indec el valor promedio por tonelada efectivamente exportada hasta julio fue de USD 4.763, de las cuales aproximadamente un 10% corresponde a carne refrigerada, a valores medios de USD 6.150 la tonelada y el resto, carne congelada cuyos valores FOB rondan los USD 4.600 la tonelada.

Si bien la tendencia de precios fue descendente a lo largo del año, la trayectoria no escapó a lo visto en el resto de los mercados que, en promedio, también registran caídas en el valor de compra del orden del 20%, desde inicios del año.

En volumen, las 5.689 toneladas exportadas durante julio, marcan un crecimiento del 37% respecto de las 4.100 toneladas de junio y cuatro veces más que las 1.000 a 1.200 toneladas exportadas durante los meses de marzo y abril, tras haber partido de menos de 300 toneladas en enero, previo al inicio de la pandemia.

“Amortiguar el efecto pandemia”

Este exponencial crecimiento de los embarques argentinos hacia Estados Unidos permitió, al igual que lo visto con otros países, amortiguar el efecto de la menor oferta disponible en pleno pico de la pandemia.

Desde el Rosgan, recuerdan que a causa de los brotes de coronavirus, el Gobierno de Donald Trump ordenó el cierre temporal de unas 18 plantas frigoríficas. Esto generó una fuerte disrupción en toda la cadena de distribución interna.

Esta situación llevo a países como Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Irlanda y, entre ellos, la Argentina, a reposicionarse en el ranking de proveedores del mercado americano. En tanto otros, con mayor participación de mercado, como Canadá, Australia o Brasil, sufrieron caídas producto de similares contingencias.

En concreto, existe un gran trabajo de desarrollo por delante que puede llevar a esto que hoy pareciera ser un nicho, a un potencial ‘nuevo’ gigante para nuestras carnes.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí