Detectan presencia de mosca del tallo de la soja en Rafaela

Un equipo de investigadores del INTA Rafaela confirmó la presencia del insectos en el centro de la provincia de Santa Fe. Se trata del primer registro de esta especie en un cultivo de soja a campo.

Rafaela
La “mosca del tallo de la soja” es un díptero que pertenece a la Familia Agromyzidae. Se trata de un insecto que pone huevos en las hojas nuevas y luego de 2-4 días nacen las larvas que migran hacia el interior del tallo barrenando y formando galerías.

Los profesionales del INTA Rafaela, ya están recomendando realizar monitoreos permanentes para determinar su presencia y distribución.

El hallazgo fue registrado en el Sistema Nacional Argentino de Vigilancia y Monitoreo de plagas (Sinavimo) y, hasta el momento, es el primer reporte de Melanagromyza sojae en el cultivo de soja del país.

La mosca del tallo de la soja es un insecto originario de Asia. En la actualidad, está distribuido en Rusia, Australia, España, Brasil y Paraguay.

Este insecto puede reducir tanto el tamaño de las plantas como el número de vainas, lo que repercutiría en el rendimiento del cultivo.

En la Argentina, esta especie fue reportada por primera vez en 2019 en cultivos de garbanzo en el norte de Córdoba.

Santa Fe en alerta

“Fue detectada en diversos muestreos realizados desde enero en el campo experimental del INTA Rafaela, en ensayos y en diversos lotes de la zona”, comentó Marcia Trossero, especialista en entomología del INTA.

De acuerdo con la especialista, hasta el momento, no se dispone de información local sobre el manejo de esta especie.

Rafaela
Corte longitudinal del tallo y ramas para evaluar el daño causado por la larva. (Imagen INTA)

“Si bien detectamos larvas de la mosca del tallo barrenando la parte inferior del tallo cerca de la raíz, esas plantas aún no presentaron síntomas visibles ni reducción de la altura o daño en la estructura floral, en comparación con plantas sanas”, precisó.

Analizando manejos

Entre las consideraciones de manejo, Jorge Frana, especialista en entomología del INTA, señaló que estrategias como la rotación de cultivos con gramíneas, las siembras tempranas y la incorporación de cultivares de grupos de madurez largo son un buen complemento.

“Es importante reducir los controles innecesarios en etapas tempranas para que los insectos benéficos puedan actuar como factores naturales de mortalidad”, recomendó el ingeniero agrónomo.

En este sentido, aseguró que realizar monitoreos permanentes en lotes de soja para determinar la presencia y distribución de la especie es una buena alternativa.

“Es importante realizar muestreos al azar de plantas y hacer un corte longitudinal del tallo y ramas para evaluar la presencia de galerías en su interior”, continuó.

Debido a que no se dispone de información local sobre el manejo de esta especie y a la aparente ausencia de síntomas externos en las plantas afectadas, no se recomienda ninguna práctica de control químico sobre los lotes de soja.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí