Cultivos al servicio de la producción y el medio ambiente

Gervasio Piñeiro del Conicet y del Sistemas Chacras de Aapresid, se refirió a la importancia de los cultivos de servicios, un recurso que ofrece mayor sustentabilidad al sistema de producción.

Gervasio Piñeiro, profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), investigador del Conicet e integrante del Sistema Chacras de Aapresid.

Los productores agropecuarios buscan revertir el deterioro de sus campos, porque notan que año tras año necesitan aumentar las dosis de fertilizantes, herbicidas y otros insumos agrícolas, para lograr buenos rendimientos en sus lotes. Ese deterioro también conlleva problemáticas ambientales que son percibidas por otros actores de la sociedad, que demandan una solución urgente.

Vicia en medio de la lenteja. Un ejemplo de cultivo de srvicios que resulta beneficioso para el cuidado del suelo y la mejora de los rendimientos del cultivo siguiente.

En ese sentido, una de las prácticas más recomendadas y eficientes para contrarrestar esos problemas asociados con la agricultura continua, es la siembra de cultivos de servicios en los periodos de barbechos. Estos utilizan los recursos de agua y luz que se desaprovechan en los periodos de barbechos, para restaurar algunos de los servicios ecosistémicos que se pierden bajo agricultura continúa.

Si bien la generación de conocimientos acerca de los cultivos de servicio creció en los últimos años, su valoración por parte de los productores aún es muy incipiente. Para conocer la importancia y manejo de un recurso que ofrece mayor sustentabilidad al sistema de producción, El ABC Rural dialogó en el marco del XXVII Congreso Aapresid con Gervasio Piñeiro, profesor de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba), investigador del Conicet e integrante del Sistema Chacras de Aapresid.

Mayor rentabilidad para el cultivo de producción

“Según los resultados de nuestra red de cultivos de servicios, integrada por la Fauba, el Conicet y Aapresid, y realizada en diferentes zonas que van desde Santiago del Estero hasta Necochea, analizando especies de verano e invierno como vicia, centeno, melilotus, avena y tréboles, comprobamos que es posible consumir parte del agua que acumulamos en los periodos de barbechos, sin que eso disminuya el rendimiento del cultivo siguiente”, indicó Piñeiro.

“Se trata de un sistema que puede aportar mayor rentabilidad al cultivo de producción, ya que disminuye los costos de herbicidas y fertilizantes, ya que mejora el control de malezas, la estructura del suelo y con más biomasa y raíces y la nutrición, debido al aumento de la cantidad de nitrógeno que fijan las leguminosas. Y los ensayos de larga duración muestran que los rendimientos potenciales aumentan en el largo plazo”, destacó.

Sobre los parámetros que midieron para amortiguar el impacto de erosión, el entrevistado informó que “con más de 4.000 kilos de biomasa área es suficiente, siendo claramente a partir de ahí un servicio con una cobertura razonable a la hora de erosión, tanto hídrica como eólica”.

“Es posible consumir parte del agua que se acumula en los periodos de barbecho, sin que eso disminuya el rendimiento del cultivo siguiente”.

También dijo Piñeiro que permite que no se consuma tanta agua, “incluso dejando más humedad que un barbecho, ya que consumen principalmente la de otoño”.

Pero además de los beneficios ecosistémicos, el especialista subrayó que “es probable que en simultáneo se logren restaurar otros servicios que tienen impactos a escala regional y global, como aquellos relacionados con la lixiviación de nutrientes a las napas y las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Diferentes cultivos y zonas, pero gran respuesta en general

Por otro lado, Piñeiro destacó que los resultados reportados en general indican que las especies ensayadas aportaron muy buenas condiciones a los cultivos de producción, más allá de la zona en particular.

“Si bien lógicamente hay cultivos que se comportan de manera diferente según la zona, en general los resultados indican que hay muchas especies que andan muy bien en los diferentes ambientes, siempre que se las siembre en la fecha y manera adecuada, ofreciendo muy bien los servicios que buscamos y precisan los cultivos de verano”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí