Cuentos y relatos: Seis de enero del año dos mil veintiuno… (verano)

cuentos y relatos

Tanta cosa anda rondando por mis recuerdos, y los olvidos, cada vez más cerca, y no creo que el bostezo de la tarde, borre todos los signos que siempre dibujé, y que alguien rescatará inescrupulosamente para convertirlos en otros recuerdos de otros seres que también llegarán con su olvido.

Apariencia loca que pretende volver a la ternura de ese río que corre en fantasías desbordando mi  boca, que maravillosamente se estremeció en otra boca, y que esta vida que ya no lo es, llevará los besos a un cielo infinito y nadie se conmoverá, solo los recuerdos podrían abrirlos pero el olvido gana la partida, y no seré yo quien abrace correntadas buscando amaneceres para renacer, será el tiempo quien decidirá el punto cardinal de esas bocas unidas en un beso que ya no existe y que trascenderá como una o mil estrellas ubicadas exactamente en su punto.

No seré yo que ya inexistente, saldrá a sembrar las bondades que siempre soñé,  y que nadie cosechó, y murieron ahí, envueltas en tierras oscuras dentro de pozos profundos y oscuros, imposible de germinar; error al  pensar que tú eres parte de mí y yo de ti, nada es rescatable  para repartir ni aun como limosna a los odiosos bolsillos que siempre esperan estar repletos  de…  tan distinto de los corazones que merecen llenarse de amores para que los echen a volar por las ruinas o esqueletos de seres humanos exterminados por la ambición…

Norma Morell