Cosecha de sorgo 2020-21: final de una muy buena campaña

Por pronóstico Niña y buenos precios internacionales aumentó la superficie de siembra, y la cosecha de sorgo 2020-21 arrojó un rinde promedio de 3.900 kilos y 3.300.000 toneladas de producción, con mayores productividades en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Cosecha de sorgo 2020-21
La campaña 2020-21 fue muy buena para el cultivo de sorgo granífero, aumentando considerablemente la superficie de siembra como una gran alternativa de producción.

Con unas 950.000 hectáreas sembradas, a mediados de este mes de junio la cosecha de sorgo 2020-21 se encuentra en su etapa final, aunque en muchas zonas de la región agrícola central las labores ya terminaron.

Las mayores productividades se registraron en las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, y con un promedio de rendimiento de unos 3.900 kilos por hectárea, se estima una producción de 3.300.000 toneladas.

Debido al pronóstico Niña y los buenos precios internacionales, la campaña fue muy buena para el cultivo de sorgo granífero, aumentando considerablemente la superficie de siembra como una gran alternativa de producción.

Cosecha de sorgo 2020-21
A mediados de junio la cosecha de sorgo 2020-21 se encuentra en su etapa final, aunque en muchas zonas de la región agrícola central las labores ya terminaron (foto Campo en Acción).

Confianza renovada, aún en zonas maiceras

Muchos productores, incluso en reconocidas zonas maiceras, volvieron a confiar en el sorgo, para un escenario que se anticipaba con marcado estrés hídrico, donde los pronósticos de seca se cumplieron y el cultivo se “defendió” muy bien y productivamente tuvo un muy buen desarrollo.

Adicionalmente, en muchos casos se le aplicó al cultivo de sorgo una adecuada tecnología de manejo, logrando muy buenos rendimientos, más allá de la seca y el pulgón amarillo.

En ese sentido, El ABC Rural elaboró un informe sobre el resultado de la campaña y cosecha de sorgo 2020-21 en diferentes zonas de la región agrícola central.

Cosecha de sorgo 2020-21
En muchos casos se le aplicó al cultivo de sorgo una adecuada tecnología de manejo, logrando muy buenos rendimientos, más allá de la seca y el pulgón amarillo.

Gran crecimiento del cultivo en Entre Ríos

“El sorgo está creciendo mucho en la provincia de Entre Ríos, como opción para el productor que está complicado para hacer maíz”, destacó Jorge Gvozdenovich del INTA Paraná. “Además tiene buen precio porque China lo compra, incluso hay gente que vendió anticipado a 130 dólares y a fines de abril estaba arriba de los 200 dólares”, recordó.

Gvozdenovich remarcó que en Paraná, Diamante y Victoria se cosecharon lotes de maíz con 4.000 kilos por hectárea promedio y sojas que no superaron los 2.500 kilos en el mejor de los casos, mientras que “el sorgo si bien sufrió ataque de pulgones, tuvo rindes promedio de 5.000 kilos”.

En ese sentido, por ejemplo, Campo en Acción informó que en el Distrito Quebracho, en Paraná Campaña, el sorgo de Adolfo Weber, a pesar de los sobresaltos sanitarios y climáticos logró entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea.          “Veníamos de varios fracasos por sequía, y como antecesor a este sorgo la soja rindió sólo 800 kilos”, graficó.

Cosecha de sorgo 2020-21
En la zona de Quebracho, Paraná Campaña, el sorgo de Adolfo Weber, a pesar de los sobresaltos sanitarios y climáticos logró entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea (foto Campo en Acción).

Buena opción en Río Cuarto, sierras cordobesas y San Luis

Desde la Sociedad Rural de Río Cuarto, en el sur de Córdoba, Javier Rotondo, destacó que “se nota en la zona que la siembra de sorgo viene en aumento campaña tras campaña”.

En ese sentido, su par ruralista Francisco De Marchi, comentó que “en Río Cuarto se hace mucho sorgo forrajero, pero no granífero, solo cuando hay un pronóstico de sequía y el productor no quiere invertir tanto dinero o hacer cobertura, obteniendo entre 4.500 y 6.000 kilos por hectárea, ya que no se le pone tanta tecnología”.

Pero informó que “el año pasado en la zona se agotó la semilla disponible, ya que la superficie de siembra aumentó considerablemente”.

Asimismo, De Marchi, indicó que “debido a los incendios producidos a fines del año pasado en las sierras de Córdoba y algunos campos agrícolas de San Luis, muchos productores recurrieron al sorgo para recuperar rápidamente cobertura”.

De esa manera, dijo que “continuaron con la rotación y un manejo defensivo frente a la seca, expresando el cultivo un buen potencial productivo y de calidad”.

dd
Debido a los incendios que se generaron a fines del año pasado en las sierras de Córdoba y algunos campos agrícolas de San Luis, muchos productores recurrieron al sorgo para recuperar rápidamente cobertura.

Sur Santa Fe y norte bonaerense: pisos de rindes superiores a soja

Gustavo Ferraris del INTA Pergamino, Buenos Aires, informó que “el sorgo ocupó un área relevante en el norte bonaerense, sobre todo en la zona norte del distrito de Pergamino, y en los costeros de la Ruta Nacional 9 como San Nicolás, Ramallo y San Pedro”.

También manifestó que ocupó un buen lugar en algunos ambientes del sur de Santa Fe, sobre todo en los alrededores de General Gelly, Cañada Rica y J.B. Molina.

“En general, a pesar de la seca y el pulgón amarillo, en todas estas zonas los rendimientos fueron medios, de entre 3.000 a 7.000 kilos por hectárea, encontrando en ambientes muy extremos y limitados, pisos de rendimientos más altos que la soja”, destacó Ferraris.

ss
En general y a pesar de la seca y el pulgón amarillo, en el sur de Santa Fe y norte bonaerense, los rendimientos fueron de entre 3.000 a 7.000 kilos por hectárea, encontrando en ambientes muy extremos y limitados pisos de rendimientos más altos que la soja.

En Pergamino hubo lotes de más de 10.000 kilos

Por su parte, el asesor privado Carlos Sosa, hizo hincapié en el gran desarrollo y productividad alcanzados por el sorgo en el Partido de Pergamino. “Como resultado de la aplicación de buena tecnología de insumos y manejo, hay lotes que superaron 10.000 kilos de rendimiento por hectárea”, afirmó. En ese sentido, Sosa, ejemplificó el caso de un lote en la zona de Guerrico (al norte del distrito) del productor Juan Carlos Calderó”.

En definitiva, en una zona donde el cultivo de sorgo generalmente va detrás del maíz como opción, y muchas veces se lo utilizó solo en lotes de menor calidad y periféricos a los cascos urbanos para evitar vandalismo, en la  campaña 2020-21 el sorgo fue la “vedette” pergaminense en el núcleo maicero.

xx
El asesor Carlos Sosa y el productor Juan Carlos Calderó, en un lote de sorgo en la zona de Guerrico, Partido de Pergamino, que superó los 10.000 kilos por hectárea.

En San Pedro el promedio fue de 5.000 kilos

En tanto, Adolfo Heguiabeheri del INTA San Pedro, Buenos Aires, indicó que en esa zona, en general el cultivo de sorgo granífero ocupa un 5% de la superficie de cultivos extensivos, pero el año pasado ocupó el 20%.

“Este incremento en la superficie de siembra del sorgo, incluso trajo problemas de disponibilidad de semillas”, destacó.

Sobre el resultado de la cosecha de sorgo 2020-21, Heguiabeheri, informó que “si bien se esperaban muy buenos rendimientos, debido a un importante ataque de pulgón amarillo registrado sobre el final del ciclo del cultivo, al final no fueron tan buenos, lográndose en promedio 5.000 kilos”.

El ABC Rural

Periodista especializado en Agro de EL ABC RURAL