Contadores revelan cuál es la peor sorpresa que hoy pueden llevarse muchos monotributistas

Un monotributista puede sufrir un descuento de 56% en su factura si pasa la categoría máxima del régimen simplificado durante el año sin tomar previsiones.

MONOTRIBUTISTAS

Según publica el sitio iProfesional, algo que pocos saben sobre el Monotributo y que afecta especialmente a los profesionales es que cuando se pasan de la categoría máxima, el cliente al que le factura el monotributista le retiene 56% de impuestos.

No todos tienen presente que existe una Resolución de AFIP de 2009 que establece que quienes pagan a monotributistas deben llevar un control de los montos del último año, explicó Gabriel Gambacorta, del estudio del mismo nombre.

Y en caso de que sus proveedores se pasen del tope máximo para permanecer en el Monotributo, les tendrán que practicar una retención que le puede generar un dolor de cabeza si no estaban prevenidos, indicó Gambacorta.

Esto, ocurre aunque las exclusiones de oficio de los monotributistas por parte de la AFIP estén suspendidas. Las retenciones a realizar son tanto por IVA como por Impuesto a las Ganancias.

¿En qué casos sucede?

La obligación de retener se dispara en los casos en que se hubieran efectuado con un mismo sujeto, operaciones cuyo monto total acumulado determine su exclusión del régimen, por superar los límites máximos de ingresos brutos establecidos para las actividades y categorías que correspondan.

“Es decir que en la octava factura del año, si superó al sumar todas el monto anual de la máxima categoría, el cliente o quien contrata al profesional le tiene que empezar a retener impuestos del régimen general”, ejemplificó Gambacorta.

“Para saber si hay que retener al momento de pagar a un monotributista, deberán considerarse los ingresos brutos provenientes de las operaciones alcanzadas que hubieran sido realizadas hasta la fecha de la operación de que se trate y en los once meses calendario inmediatos anteriores”, precisó el experto.

Para calcular las retenciones “no hay que detraer suma alguna en concepto de mínimo o similar, y se aplica 21% por IVA y 35% por Ganancias, o sea un 56% de detracción en total”, enfatizó Gambacorta.

Mientras el proveedor siga como monotributista, el agente de retención le va a continuar reteniendo bajo este régimen, expresó Gambacorta.

Cómo dejar de sufrir la retención

La forma de “cortarlo” es inscribiéndose en el régimen general, que implica pasar a ser sujeto inscripto en IVA, facturando los débitos fiscales y evaluando cuándo habrá que pedir factura “A” a los proveedores para poder computar el crédito fiscal, según dijo Gambacorta. (Fuente iProfesional).

El ABC Rural

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí