Cómo prevenir enfermedades en la huerta familiar

El desarrollo de una huerta familiar implica un cuidado minucioso. La aparición de una plaga responde a una situación de desequilibrio. Es importante identificar qué tipo de plaga es y los productos que pueden utilizarse para realizar el control de las mismas.

huerta familiar
Es fundamental prevenir enfermedades y difusión de plagas en la huerta familiar, con remedios caseros de muy bajo costo.

La huerta familiar es una propuesta importante a nivel social no solo por la posibilidad que brinda a las familias de producir parte de sus alimentos, sino que ayuda a la economía familiar y es (en muchos casos), un muy buen pasatiempo.

Sin embargo, existe algo muy importante que se debe tener en cuenta a la hora de realizar actividades hortícolas y de jardinería. Lo principal es saber que estos sistemas no se manejan solos, hay que darles la dedicación necesaria para cada especie cultivada.

“Dentro del manejo de estos sistemas, uno de los problemas más importantes es la presencia de plagas, y es allí donde más limitantes podemos tener”, aseguran desde el Programa ProHuerta del INTA.

En la huerta orgánica, lo esencial para el control de plagas y enfermedades es la prevención. “Se trata de darles a las plantas las mejores condiciones para fortalecer sus defensas y hacerlas más resistentes”, dijo en su trabajo de divulgación, Claudia Viana, especialista de INTA.

Atender el desequilibrio

La aparición de una plaga responde a una situación de desequilibrio. Los dos problemas principales que surgen en esta instancia es, por un lado el desconocimiento de cuáles son las plagas y enfermedades que se presentan en la huerta/jardín. Por el otro, cuáles son los productos que pueden utilizarse para realizar el control de las mismas.

En ese sentido, existen varios componentes “caseros”, que se pueden utilizar para prevenir enfermedades y presencia de plagas. Estos elementos pueden ser purín fermentado de ortiga, alcohol de ajo, purín de paraíso, infusión con ruda y hojas de salvia, entre otros.

Purín fermentado de ortiga:

Este elemento es vitalizador de plantas, estimulador de crecimiento, preventivo de plagas y enfermedades y está indicado contra ataque de pulgones y arañuela roja.

Para preparar 10 lts. se utilizan: un envase no metálico de 20 lts; 1kg. de plantas frescas o 200 gr. de planta seca de Ortiga (Urtica sp) y 10 lts. de agua (de lluvia o reposada).

Preparación:

  1. Recolectar las partes aéreas de la plantas deUrtica sp.(en fase hasta floración inclusive).
  2. Triturar grueso las hojas para facilitar la descomposición.
  3. Sumergir en 10 lt de agua.
  4. Reposar durante dos semanas manteniendo tapado (no hermético).
  5. Revolver cada cierto tiempo el preparado.
  6. A las dos semanas, filtrar el preparado.
  7. Envasar en recipiente de plástico o vidrio, preferentemente oscuro.

Alcohol de ajo

Es indicado para control de pulgones, ácaros, mosca blanca y minador. En cultivos hortícolas y  florícolas controla estados adultos de afidos “pulgones” (Myzus persicae), ácaros “arañita roja” (Tetranichus urticae), mosca blanca (Bemiscia tabaci/ Trialeurodes vaporarorium), minador (Lyriomiza sp) y trips (Frankliniella sp).

Para preparar 1 lt. se utilizan: 1 mortero; 50 gr. de ajo (Allium sativum); 50 gr. de ají picante (Allium sativum); 1 lt. de alcohol etílico de 90º; 1 frasco con tapa hermética y lienzo o filtro para exprimir.

Preparación:

  1. Moler los ajos y ajíes en un mortero o similar.
  2. Macerarlos en 1 lt. de alcohol de 90º durante 7 días.
  3. Filtrar el material para eliminar las partes gruesas del ajo y el ají.
  4. Almacenar en un recipiente hermético.

Purín de paraíso

Es controlador y repelente de hormigas. Para preparar 2 lt. se utilizan: 1 kg. de frutos maduros de paraíso (Melia azedarach L), 2 lts de agua (de lluvia o reposada), 1 botella plástica de 2 lt. con tapa.

huerta familiar

Preparación:

  1. Triturar con mortero o moledora 1 kg. de frutos maduros de paraíso.
  2. Colocar los frutos molidos en 1 botella de 2 litros de agua, dejando unos centímetros de aire y tapar.
  3. Dejar la botella en un lugar sombreado durante 2 semanas. Cada dos días destapar y agitar.
  4. Filtrar antes de usar.

Infusión con ruda y hojas de salvia

Es repelente de plagas en general. Además, ejerce control de pulgones y otros chupadores en diferentes cultivos. Para preparar 1 lt. se utilizan: 1 recipiente de 2 lt. en el que se pueda colocar agua caliente, 200 gr. de ruda (Ruta graveolens) y salvia (Salvia leucantha) (en conjunto), 1 lt. de agua caliente (de lluvia o reposada) y lienzo o tela de filtro.

Preparación:

  1. Calentar 1 lt. de agua hasta que hierva.
  2. Colocar 200 gr. de ruda y salvia (en conjunto) en el recipiente con agua caliente.
  3. Dejar reposar media hora y filtrar.
  4. Diluir en 10 lt. de agua y aplicar. Se recomienda utilizarlo una vez preparado.

Para combatir con el mismo producto las hormigas negras, hay que diluir un litro de agua caliente, 200 grs de sulfato de cobre, 1 sobre de jugo de naranja. Agregar 1 kg de arroz partido. Al tomar color verde azulado, poner a secar a la sombra. Colocamos montoncitos de arroz en los caminos de las hormigas. El arroz será llevado al hormiguero y el sulfato afectará el hongo del cual se alimenta bajo tierra.

Otras variantes importantes

Por ejemplo el tabaco, es repelente, fungicida, acaricida e insecticida. Solo se sugiere su uso en último caso. En algunas normas está excluido por su toxicidad.

Por su parte la cebolla, frecuentes en nuestros suelos, causan pudrición de raíces y muerte de almácigos en numerosos cultivos. Algunos productores orgánicos utilizan preparados caseros como el té de cebolla para disminuir la incidencia de enfermedades por hongos.

Se observó variación entre los usos y dosis utilizados por los productores. Sin embargo, el control efectivo que se puede observar no provendría de las sustancias químicas de la cebolla, sino de los microorganismos que se desarrollan dentro del té en los días posteriores a su preparación.

Además, la especie Tagetes es conocida como nematocida, fungicida e insecticida. Los principios activos están en sus aceites esenciales y poliacetilenos. Se ensayó experimentalmente en el control de áfidos en lechuga cultivada pulverizando las plantas de lechuga con un extracto obtenido de la maceración de tallos, hojas y flores de Tagetes.

En proporción 1,5 gr. de material vegetal en 100 ml. de agua destilada (=15 gramos/litro). Los extractos se dejaron reposar 72 horas en heladera y luego se filtraron. Las pulverizaciones con la concentración mencionada se llevaron a cabo semanalmente.

El ABC Rural

NOTA RELACIONADA: Cómo preparar la huerta familiar en invierno