¿Cómo impactó ambientalmente la producción agrícola-ganadera en un campo del sur santafesino?

Interesante análisis de la Chacra María Teresa de Aapresid sobre la Estancia La Barrancosa, ubicada en la zona de Venado Tuerto.

Los Sistemas Integrados de Producción son una alternativa de producción sustentable.

Un Sistema Agropecuario Sustentable debe ser productivo, mantener esa productividad en el tiempo, ser competitivo y preservar el ambiente, en un marco de respeto hacia la sociedad.

La agricultura simplificada que se viene desarrollando en nuestro país caracterizada por: deficiente cobertura, falta de diversificación de rotaciones, nutrición desbalanceada e insuficiente y disminución del uso de pasturas perennes, entre otras cuestiones, no favorece la sustentabilidad real de los Sistemas Agropecuarios. En consecuencia, sus problemas se ven reflejados en la aparición constante y acelerada de plagas de difícil control, deterioro en la capacidad productiva del suelo y excesos hídricos, entre otros.

Sistemas Integrados de Producción sustentable

La Chacra María Teresa, del Programa Sistema Chacras de Aapresid, trabaja sobre sistemas mixtos con el desafío de demostrar que los Sistemas Integrados de Producción son una alternativa de producción sustentable.

La agricultura simplificada que se viene desarrollando en nuestro país no favorece la sustentabilidad real de los Sistemas Agropecuarios.

Durante una jornada realizada recientemente en el Centro Agrotécnico Regional de Venado Tuerto, se evaluó el desempeño de la sustentabilidad del Sistema Integrado de Producción agrícola-ganadero de la Estancia “La Barrancosa”.  Se trataron algunos ejes en relación al ambiente, como es el costo de alimentar a las personas: efecto ambiental en el suelo y agua.

En La Barrancosa, de su superficie total, la mayor parte se destina a la integración agrícola-ganadera con el 69%, el 26% a agricultura, 10% a pasturas y 4% a pasturas a secuencia agrícola-ganadera.

Se trata de un campo ubicado a 30 kilómetros de la ciudad de Venado Tuerto y a 5 kilómetros de la localidad de María Teresa, en el sur de la provincia de Santa Fe.

El ingeniero agrónomo Ezequiel Marteddú, gerente técnico de Desarrollo de la Chacra María Teresa, se refirió entre otras cuestiones, al impacto ambiental de la integración agrícola-ganadera de la Estancia, un interesante análisis de lo que le cuesta al ambiente producir, y acciones tendientes a mejorar el sistema para que sea más sustentable.

“El sector agropecuario debe demostrar que hace las cosas bien, transformando insumos en alimentos, minimizando el impacto ambiental”, ponderó Marteddú.

Más nutrientes y control natural de malezas

Entre los resultados presentados de salud de suelo del sistema mixto, se destacaron resultados alentadores para la integración agrícola-ganadera, mostrando su capacidad para mejorar el contenido de carbono de suelo, nitrógeno y fósforo total, calidad estructural y actividad biológica.

“En la agricultura, en su integración con la ganadería, el pastoreo directo permite mejorar la eficiencia de uso de nutrientes, el pisoteo acelera el proceso de degradación de los residuos de cosecha y el bosteo y la orina aportan mayores cantidades de nutrientes, permitiendo disminuir el aporte de fertilizantes sintéticos”, explicó Marteddú. “Donde hubo animales existe mayor cantidad de carbono y altos contenidos de nitrógeno y fósforo”, apuntó.

Asimismo, el disertante, destacó que “el pastoreo permite producir carne y a su vez controlar las malezas, disminuyendo considerablemente el aporte de herbicidas, e incluso como antecesor con soja elevó el rendimiento de la oleaginosa por el mayor aprovechamiento hídrico”.

Por lo tanto, afirmó que el desempeño del suelo en este sistema agrícola-ganadero altamente productivo, mejoró considerablemente y con bajo impacto ambiental.

El pastoreo permite producir carne y a su vez controlar las malezas, disminuyendo considerablemente el aporte de herbicidas.

De todas maneras, como dato negativo, Marteddú indicó que “la resistencia mecánica a la penetración es mayor en pasturas, por soportar condiciones de alta humedad, provocando mayor compactación, sobre todo en los callejones por ser todos lotes grandes de entre 150 y 200 hectáreas y con un gran número de animales”.

Análisis de aguas subterráneas

Por otro lado, entre los resultados de análisis de aguas subterráneas del sistema se determinó la presencia de productos agregados por el hombre al ambiente, detectando fuentes de contaminación puntual y difusa, destacándose entre los resultados contaminación con fitosanitarios en la zona de carga de pulverizadoras con productos y presencia negativa de parámetros físicos, químicos y biológicos en feedlot.

Por lo tanto, debido a los resultados encontrados, Marteddú se refirió a propuestas de mejora que ya se están implementando, como ser: Utilización de camas biológicas; en el feed lot, impermeabilización del suelo y limpieza más periódica y sistematización de movimientos de aguas en corrales; disminución de uso de atrazina en el sistema; cargar el pulverizador en diferentes lugares y lavar las máquinas dentro del lote para irse limpias y capacitar al personal para evitar concentración de principios activos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here