Chicago cerró nuevamente con fuertes bajas para todos los granos

Bajas pronunciadas este jueves en el CBOT para la gran mayoría de los commodities a nivel global, con fuerte hincapié en los commodities agrícolas. Las decisiones de la Reserva Federal de EE.UU. generaron una fuerte salida de los fondos que impulsó los precios a la baja.

CHICAGO

En el mercado de Chicago se registraron este jueves bajas pronunciadas para la gran mayoría de los commodities a nivel global, con fuerte hincapié en los commodities agrícolas. Impulsaron los precios a la baja las decisiones de la Reserva Federal de EE.UU. que generaron una fuerte salida de los fondos de inversión.

Trigo: cayó US$ 8,73 tn

El trigo cierra el jueves con baja del 3,58% para su posición más cercana a US$ 234,79 tn. A las buenas expectativas productivas se le suma el comunicado de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Una mejora de los rendimientos financieros, estimulado por las decisiones de la FED, generaron una fuerte salida de los fondos de muchos commodities, lo que generó fuertes pérdidas.

Maíz: –US$ 5,94 tn

El maíz culmina la jornada con bajas para todas sus posiciones. La posición Julio ajustó a US$ 249,20, con una caída de US$ 5,94.

Las exportaciones semanales de maíz totalizaron apenas 18.000 toneladas, un 91% menos que la semana pasada, en un marco de generación de negocios muy limitado.

Con mucha expectativa por potenciales cambios normativos, las compras internas de maíz en Estados Unidos caen con fuerza. Asimismo, el grano amarillo no fue ajeno al fuerte cierre de posiciones del día de la fecha.

La soja cayó 8,19%

La soja cierra la rueda con fuertes pérdidas, cayendo US$ 43,63 tn (-8,19%) la posición Julio a US$ 488,60 tn. El fuerte cierre de posiciones y tomas de ganancias estimuló considerables bajas en los mercados de futuros del complejo soja.

La fortaleza del dólar estadounidense por las decisiones de la Reserva Federal, no pasaron desapercibidas, y se suma a la dinámica bajista comenzada por las potenciales mejoras productivas y los potenciales cambios en la política de biocombustibles estadounidense. (Fuente BCR)