Camas biológicas: sistema natural y eficaz para buen manejo de fitosanitarios residuales

Se trata de una herramienta que favorece el crecimiento de microorganismos que degradan biológicamente a los fitosanitarios en esas camas biológicas, antes de que lleguen al suelo o al agua superficial y/o subterránea.

camas biologicas
Las camas biológicas se utilizan para el manejo o mitigación de los riesgos de lavado y preparación de la mezcla de la pulverizadora. Lisandro Martino, de Bayer, muestra el sistema de esta tecnología.

Una alternativa para el uso responsable de los productos fitosanitarios, en el marco de las buenas prácticas agropecuarias, es la utilización de camas biológicas, también conocidas como “biobeds”, para el manejo o mitigación de los riesgos de lavado y preparación de la mezcla de la pulverizadora.

En ambas situaciones existe el riesgo que se produzcan derrames de altos volúmenes de producto.

Se trata de un sistema que favorece el crecimiento de microorganismos que degradan biológicamente a los fitosanitarios, antes de que lleguen al suelo o al agua superficial y/o subterránea.

Por lo tanto, la utilización de camas biológicas constituye una herramienta natural, eficaz, sencilla y fácil de implementar, que permite asegurar el correcto manejo de fitosanitarios residuales, como excedentes de mezcla o lavado de las aplicaciones terrestres y aéreas.

El suelo degrada con sus microorganismos los ingredientes activos

“Las camas biológicas intentan manejar una capacidad natural que tiene el suelo de degradar a través de sus microorganismos, los ingredientes activos del remanente de la pulverización de las aplicaciones terrestres y aéreas de fitosanitarios que se realizan en los cultivos”, explicó Lisandro Martino del área de tratamiento de semillas de Bayer, en diálogo con El ABC Rural.

“La idea es el tratamiento del caldo y agua residual del lavado de todos los implementos de aplicación, primero a través del almacenamiento en un tanque, para luego regar sobre esa cama biológica, realizada con suelo del lugar y mezclada con rastrojo de gramíneas, que se encuentra dentro de contenedores”, informó.

Dijo el entrevistado que, de acuerdo al volumen de aplicaciones que se realicen,  será la cantidad de contenedores y m3 de camas biológicas que se necesiten, teniendo en cuenta la frecuencia de aplicación semanal y la duración de la temporada de aplicación.

“La relación tiene que ser 2:1, entre tamaño de la cama biológica o biomasa contenida y volumen de líquido vertido”, recomendó Martino.

camas biologicas Phytobac
En el campo de Agrícola Testa SRL, en la localidad de Manuel Ocampo (Pergamino, Buenos Aires) fueron emplazados 22 contenedores con cama biológica, donde se degradan los fitosanitarios por intermedio de los microorganismos de la tierra.

Tecnología de camas biológicas Phytobac con sistema cerrado

En esa línea de trabajo, para la eliminación de los restos de agroquímicos residuales procedentes del lavado de la pulverizadora y contención de posibles derrames en el momento de la carga de la maquinaria, la compañía Bayer propone la tecnología de camas biológicas denominada Phytobac.

“Se trata de un sistema que consiste en tres partes: platea de lavado, tanque de contención y regado de los contenedores con la cama biológica”, indicó Martino.

“La platea de lavado -explicó- es donde se ubica el equipo de aplicación, para realizar el lavado y liberación del caldo sobrante que pueda quedar en el tanque luego de la aplicación. El agua es conducida a un tanque de contención y luego a través de un sistema de goteo se riega ese caldo en la cama biológica”.

El entrevistado destacó que “se trata de un sistema cerrado, ya que el agua proveniente del principio activo diluido percola sobre esa cama biológica, y lo que sobra vuelve al tanque para volver a ser regado, midiéndose la cantidad de activos, tanto del caldo como de lo que va quedando en el suelo”.

Camas biológicas
Así funciona la tecnología de camas biológicas Phytobac con sistema cerrado, propuesto por Bayer.

Manejo de los contenedores y camas biológicas

 -¿Se pueden realizar en campos particulares?

Sí, por eso estamos difundiendo esta práctica. Pero hoy también estamos trabajando con proyectos comunitarios de camas biológicas, ya que hay municipios dentro de la provincia de Buenos Aires que quieren armarlas dentro de su Parque Industrial, para la utilización de los aplicadores contratistas.

-¿Cómo debe ser la disposición de los contenedores?

Para evitar el deterioro de la cama biológica, los contenedores tienen que estar recubiertos de las lluvias mediante un techo de nylon o plástico. También se recomienda ubicar los contenedores en zonas del terreno elevadas para evitar encharcamientos.

-¿Qué duración tiene el sustrato?

Es de unos cinco años aproximadamente, dependiendo del perfil de ingredientes activos que el contratista utilice, por lo que luego de este periodo es necesario su recambio.

-¿Cómo debe tratarse el sustrato ya utilizado?

Deberá colocarse en una bolsa impermeable y mantenerse allí estacionado entre 6 y 12 meses para permitir que los residuos preexistentes sean totalmente degradados. Una vez que las mediciones indiquen que no hay más principio activo, podrán volver a incorporarse al suelo sin mayores inconvenientes.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí