Bosques nativos: los sistemas ganaderos emiten menos óxido nitroso

Se trata de un gas de efecto invernadero (GEI) con gran poder de calentamiento y 300 veces más peligroso para la atmósfera que el dióxido de carbono. Un estudio del INTA Paraná, Entre Ríos, cuantificó las emisiones de este gas proveniente de los ambientes ganaderos de cría de la región y demostró que son menores a otros sistemas como los bosques nativos.

bosques nativos
Los pastizales naturales representan aproximadamente 18 % de las emisiones globales de óxido nitroso (N2O).

Los bosques nativos comenzaron a tener relevancia en los últimos años en los sistemas ganaderos de producción, sobre todo, reduciendo notablemente las consecuencias del efecto invernadero.

El óxido nitroso (N2O) –considerado el tercer gas de efecto invernadero más importante, detrás del dióxido de carbono y el metano- se destaca por su gran poder de calentamiento. Esto lo hace casi 310 veces más peligroso para la atmósfera que el dióxido de carbono.

En esta línea, investigadores del INTA Paraná, Entre Ríos, en el marco de un proyecto Fontagro, cuantificaron la emisión de este gas en los sistemas ganaderos de la región durante dos veranos consecutivos.

De acuerdo con Carolina Gregorutti –especialista de esa unidad del INTA e integrante del proyecto Fontagro– “el valor medio total de emisión de los bosques nativos es de 16 gr N-N2O ha-1 mes-1, sin diferenciar el nivel de accesibilidad”.

Además, al compararlo con otros sistemas, las emisiones en este sistema ganadero fueron “algo menores” que las encontradas en un sistema agrícola de la provincia donde se reportaron valores de emisión en los meses de verano de 31 a 35 g N ha-1 mes-1”.

“Aporte realmente importante”

Con respecto a la necesidad de conocer con precisión las emisiones de N2O de los sistemas ganaderos en los bosques, la investigadora lo consideró “un aporte realmente importante”. No solo por su contribución al calentamiento global, sino porque son una vía de pérdida de nitrógeno a la atmósfera.

Bosques nativos
Doctora Carolina Gregorutti, especialista del INTA Paraná, e integrante del Proyecto Fontagro.

A su vez, Gregorutti agregó que “estos datos nos permiten diseñar estrategias de manejo del bosque nativo que tiendan a reducir la emisión, considerando la disponibilidad de nitrógeno en estado de oxidación (NO3) y agua del suelo”.

De acuerdo con la investigadora, “las actividades agrícolas y ganaderas son las responsables de entre el 85 y 90 % de las emisiones de N2O” y puntualizó que “los pastizales naturales representan aproximadamente 18 % de las emisiones globales de este gas”.

Por la sustentabilidad de los sistemas

El estudio del INTA se enmarcó en el proyecto Fontagro “Plataforma de innovación para la Sustentabilidad de Sistemas Ganaderos Familiares en Uruguay y Argentina”, desarrollado en el centro-norte de Entre Ríos.

Mediante esa plataforma se puso en marcha una investigación que tuvo como objetivo conocer las emisiones de N2O desde el suelo, en un monte ganadero con dos niveles accesibilidad al pastoreo.

Uno, con alto nivel de accesibilidad de los animales al pastoreo por la baja cobertura de arbustos y otro, dentro del bosque cerrado por arbustos con bajo nivel accesibilidad.

Cabe mencionar que el recurso forrajero de los sistemas ganaderos de cría del centro-norte de Entre Ríos, está constituido por pastizales en bosques nativos, que se pueden clasificar según la altura de los árboles y su accesibilidad al pastoreo, en bosque alto y abierto o bajo y cerrado.

Su productividad primaria oscila entre los 2.000 y 5500 kilos de materia seca por hectárea al año y, en los meses de primavera-verano, es cuando se produce alrededor del 60 % de la producción anual.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí