Bajante del Río Paraná, según expertos seguirá hasta el verano

Por efecto del clima, los especialistas coinciden en que la bajante del Río Paraná se prolongará hasta el verano. "En una bajante tan prolongada se secan esas lagunas, se mueren los peces, se estresan las plantas sin aguas en sus raíces", explicaron.

Bajante del Rio Paraná
La cuenca del Plata que no sólo contiene al Paraná sino a los ríos Uruguay, Paraguay, Pilcomayo y Bermejo tiene 3 millones de kilómetros cuadrados, y muchas variables naturales y antrópicas o humanas para analizar (entre ellos la desforestación indiscriminada).

La bajante del Río Paraná es “la más prolongada desde 1905”, aseguró el biólogo Jorge Liotta, director del Museo de Ciencias Naturales de San Nicolás, antes de explicar el fenómeno, sus consecuencias y advertir cómo los estados podrían haber morigerado los efectos.

El pronóstico no es nada alentador. El especialista en ictiología adelantó que la bajante seguirá al menos hasta el 31 de diciembre. También habrá temperaturas más elevadas que el promedio y el fenómeno climático de La Niña aportará más sequía.

Luego de haber alcanzado en mayo pasado un mínimo histórico de 14 centímetros, durante el mes pasado, en la capital entrerriana el río llegó a 1,49 metros, muy lejos de los valores normales para la época, y luego volvió a bajar. Desde Prefectura confirmaron que este martes a la madrugada estaba en 92 centímetros.

Fuente: Prefectura Naval Argentina. Dato del 13 de octubre de 2020.

Los efectos

“La bajante en sí misma no es negativa. Ella y la subida son el pulso del río, como los ciclos de sístole y la diástole para el corazón, son necesarias para que el sistema se mantenga”, afirmó Liotta al diario La Capital de Rosario.

bajante del rio paraná
La bajante es tan prologada que el paisaje costero suele ser irreconocible. Imagen: Noticias Ambientales.

“Hubo alturas mínimas intensas, pero lo preocupante es cuánto duran, porque si se prolongan en el tiempo resienten la resilencia del ambiente y ésta ya lleva varios meses y continuará”, continuó el experto.

No solo hay que observar el cauce principal, sino la llanura de inundación del río. “Esos ambientes de lagunas y bañados son los que usan, por ejemplo, los pequeños peces para protegerse de los depredadores hasta que se animan a ir al cauces.

“En una bajante tan prolongada se secan esas lagunas, se mueren los peces, se estresan las plantas sin aguas en sus raíces, les falta humedad y refugio a los mamíferos: se desconecta todo el sistema”, expresó Liotta.

1 COMENTARIO

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí