Aprueban tecnología HB4 para trigo transgénico resistente a sequía

El Gobierno Nacional aprobó hoy el uso de tecnología HB4 para el cultivo de trigo transgénico con tolerancia a la sequía, según informó oficialmente. La aprobación de esta tecnología pionera a nivel mundial, está condicionada a Brasil.

Tecnología HB4

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, junto con el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), la empresa Bioceres y la Universidad Nacional del Litoral, anunciaron esta tarde que se recibió la aprobación regulatoria por parte del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación de la tecnología HB4 para el cultivo de trigo transgénico con tolerancia a sequía.

En un comunicado, se informó que la tecnología fue desarrollada por un grupo de biólogos/as moleculares e investigadores/as argentinos/as, liderados/as por la investigadora doctora Raquel Chan, directora del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL) perteneciente a la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y al Conicet, en alianza con la empresa argentina de biotecnología agrícola Bioceres.

La tecnología HB4 permite obtener semillas más tolerantes a la sequía, minimizando las pérdidas de producción, mejorar la capacidad de adaptación de las plantas a situaciones de estrés hídrico y dar mayor previsibilidad a los rindes por hectárea.

La comercialización de trigo HB4 en Argentina se encuentra condicionada a la aprobación por parte de Brasil, país que es el principal importador. “Se aprueba según la negociación con Brasil”, dijo una fuente del Gobierno”. “Se aprueba condicionada”, agregó la fuente oficial.

Desde Bioceres remarcaron que la firma “no va a comecializar nada hasta que lo apruebe Brasil”. La firma de este campaña ya tiene unas 6000 hectáreas sembradas con esta tecnología.

Colaboración público-privada

Pionera a nivel mundial, esta tecnología es el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años entre la empresa y el grupo de investigación liderado por la doctora Chan, responsable del descubrimiento.

Las variedades de trigo con tecnología HB4 son desarrolladas por TrigallGenetics, un joint-venture entre Bioceres y FlorimondDesprez, de Francia, una de las empresas líderes a nivel mundial en genética de trigo.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, afirmó que “es un largo camino y un largo desarrollo donde se sintetiza este concepto de la necesidad de que cuando uno quiere llevar un desarrollo científico básico al mercado y a la producción tiene que recorrer la alianza publico privada, y es un camino que a la Argentina le ha costado transitar pero que la pandemia ha acelerado”.

Trabajo codo a codo

La responsable del descubrimiento, Raquel Chan, destacó que “este desarrollo es la culminación de un largo recorrido en el que trabajamos codo a codo con la empresa Bioceres y en el que logramos priorizar los intereses del país para generar algo que va a ser pionero a nivel mundial”.

Por su parte, el CEO de Bioceres, Federico Trucco mencionó que “hoy Argentina se animó a liderar este proceso de transformación tecnológica a nivel internacional, llevando la ciencia argentina a lo más alto del mundo en la biotecnología agrícola”.

El rector de la Universidad Nacional del Litoral, Enrique Mammarella, sostuvo que “la misión de las Universidades es trabajar para que la ciencia y el conocimiento estén al servicio de la sociedad buscando mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos de la Argentina y del mundo”.

La titular del Conicet, Ana Franchi afirmó que “esta unión virtuosa entre Estado y empresa es un camino que nos lleva a tener un país mejor y más inclusivo, que generará trabajo y que además es la realización de un hecho concreto”. (Télam)

Ricardo Yapur se mostró muy satisfecho

“Estamos súper contentos”, dijo Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter, sobre la noticia conocida hoy. “Primero, porque es el resultado de lo que Raquel Chan descubrió hace 20 años, y segundo porque esto es producto de la ciencia argentina y de la integración público-privada, lo mismo que venía haciendo Rizobacter con el INTA con el producto Rizoderma“, dijo hoy a El ABC Rural.

Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter.

Dijo Yapur que son varias cosas que lo ponen contento, “más en un año donde la sequía ha apretado por todos lados y las 6000 hectáreas que están sembradas con trigo HB4 están respondiendo muy bien frente a los testigos, quiere decir que la tecnología funciona muy bien y que esto nos puede ayudar a seguir creciendo, como empresa primero, y como país después”.

6000 hectáreas sembradas con identidad reservada

El ejecutivo explicó que ya hace dos años comenzaron a sembrar cantidades pequeñas de ese material, y que este año –avizorando la posibilidad de obtener el registro oficial de esa tecnología- con la participación de productores que se mostraron interesados en el proyecto, sembraron las 6000 hectáreas mencionadas.

Se hizo todo con identidad preservada, para que no se escape ningún grano –recalcó Yapur- porque si bien el trigo HB4 tiene la aprobación en el país, falta aún el referéndum de aprobación de Brasil como país consumidor (nuestro principal consumidor). No queremos que se escape un solo grano para que nadie tenga la oportunidad de criticarnos por algo”.

Consultado sobre las perspectivas de aprobación por parte del vecino país, dijo el entrevistado que “son buenas, ya está todo presentado, pero son cosas que demandan tiempo. Pasa lo mismo que con la soja HB4 en China”, comentó.

“Son pasos que debemos ir dando”, agregó. “Si no teníamos la aprobación acá, tampoco podíamos ir a otro país a ofrecer el producto.  Creo que las posibilidades son muy buenas. En el mismo sentido, en este momento, aparte de Brasil se está trabajando bien en Paraguay, Bolivia, Colombia y EE.UU.”

Primicia mundial lograda “a pulmón”

Yapur resaltó una vez más la importancia de estar ante una primicia mundial. “Cuando no había nadie trabajando en resistencia a sequía en trigo, Raquel (Chan) como investigadora del Conicet se animó y determinó que en trigo y en soja la tecnología anda muy bien, con muy buena respuesta, no penalizando el año que llueve. Eso ayudó a que en su momento Bioceres entrara en este proyecto y hace 15 años que viene poniendo plata en esto”.

“Los únicos eventos biotecnológicos que había hasta el momento –agregó- eran producto de la investigación de grandes multinacionales como Monsanto, Bayer, Syngenta o Dupont. Sin embargo, acá en el país, se logró esto ‘a pulmón’, por eso creo que es un logro fantástico”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí