Algodón: Aapresid busca incorporar el cultivo a las prácticas sustentables

La entidad quiere comenzar a certificar el algodón bajo el protocolo de la BCI, iniciativa que brinda capacitación sobre prácticas agrícolas sustentables a más de dos millones de productores de 21 países.

Algodón
En un cultivo exigente en agua e insumos como el algodón, la medición de principios activos, calidad de suelo y agua, las rotaciones, la siembra directa, la protección y capacitación a los empleados, son acciones clave para una producción eficiente.

El cultivo de algodón, muy tradicional en el noreste argentino, también busca ajustarse a buenas prácticas agrícolas para poder producirlo con mayor sustentabilidad.

En ese sentido, Aapresid quiere comenzar a certificar el algodón argentino bajo el protocolo de la “Better Cotton Initiative” (BCI).

Se trata de una iniciativa que brinda capacitación sobre prácticas agrícolas sustentables a más de dos millones de productores de 21 países.

Compuesto por más de 1.400 miembros de la cadena textil, entre minoristas, proveedores y fabricantes, organizaciones de productores y de la sociedad civil, BCI ya cuenta con el respaldo de gigantes como Adidas, Levi Strauss, IKEA, H&M, entre otras marcas.

En la campaña 2017/18, los productores certificados BCI produjeron más de cinco millones de toneladas de algodón “Better Cotton” en 5,3 millones de hectáreas. Este volumen representa el 19% del algodón que se cultiva a nivel mundial.

Ahora se apunta a crecer al 30% del mercado, certificando aproximadamente 8,2 millones de toneladas en 2020.

En este sistema, cada fardo BCI cosechado es identificado, y cada kilogramo equivale a 1 crédito BCI.

“Estos créditos serán requeridos por los actores de la cadena que quieran suministrar algodón certificado para, por ejemplo, confeccionar una prenda”, explicó Aapresid.

“Así, es la compra y venta de créditos la forma en que las marcas aseguran el apoyo a la producción de algodón sustentable, independientemente del destino final del algodón físico”, apuntó.

Mejora continua con enfoque holístico y trazabilidad a campo

La certificación BCI propone un sistema de mejora continua apoyado en un enfoque holístico y contando con herramientas que permiten trazabilidad en los procesos de campo.

La certificación cubre los tres pilares: ambiental, social y económico, y tiene la particularidad de estar diseñado para asegurar el intercambio de prácticas y alentar la acción colectiva entre actores.

Si bien en Argentina el consumidor todavía no paga un “plus” por acceder a información relativa al origen del producto, son las empresas quienes traccionan la cadena hacia atrás, entendiendo el concepto de ‘costo de transacción’ como fundamental para la sustentabilidad de su negocio.

Esto significa que las iniciativas de certificación sirven como apalancamiento para el correcto funcionamiento de su cadena comercial.

“Un productor que lleva adelante normas de calidad es aquel que tiene un enfoque hacia la eficiencia, la protección de su producción y recursos“, indicó Aapresid.

“En un cultivo exigente en agua e insumos como el algodón, la medición de principios activos, calidad de suelo y agua, rotaciones, siembra directa, y protección y capacitación a los empleados, son acciones claves para una producción eficiente”, remarcó.

En definitiva, la entidad, afirmó que “Argentina tiene la oportunidad de asumir un rol proactivo e iniciar el camino hacia la licencia como país productor de BCI”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí