Agroquímicos en Pergamino: reacciones por la prohibición de fumigaciones

Prohiben fumigaciones a menos de 1.095 metros para aplicaciones terrestres y 3.000 metros para aéreas en todo el perímetro de la ciudad de Pergamino. Réplicas de la Casafe y la Cámara de Aeroaplicadores bonaerense.

La Justicia Federal determinó la prohibición de fumigaciones en un amplio perímetro de la ciudad de Pergamino.

El juez Carlos Villafuerte Ruzo, perteneciente al Juzgado Federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 2 de San Nicolás, firmó el pasado 30 de agosto, una resolución que determina la prohibición de fumigaciones dentro de límites poco habituales en Pergamino.

El Juez citado ordena la suspensión provisional de las pulverizaciones y/o fumigaciones a la totalidad de la ciudad de Pergamino, fijando un límite restrictivo y de exclusión de 1.095 metros para las aplicaciones terrestres y de 3.000 metros para las aéreas.

Tal disposición produjo la reacción de entidades vinculadas al sector. Tal el caso de la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), que se puso a disposición de la comunidad pergaminense y de la Justicia Federal para acercar información y trabajar juntos en el establecimiento de reglamentaciones de uso y en la comunicación y difusión de las buenas prácticas agrícolas y de la producción sustentable.

Prohibición de fumigaciones: rigor científico y buenas prácticas agrícolas

La Casafe dice respetar las decisiones judiciales y confía que al apelar esta medida, se revierta, fundada en el análisis integral de la información adicional, (dada la gran cantidad de estudios disponibles sobre la seguridad de los agroquímicos) y del sistema regulatorio.

En un documento dado a conocer recientemente, Casafe destaca que los agroquímicos son productos regulados y aprobados por el Senasa, que realiza una evaluación de riesgo en base a informes toxicológicos serios.

La clave está en la concientización del uso responsable de agroquímicos, las buenas prácticas agrícolas y la implementación de un estricto control para que esto se cumpla.

“La seguridad de los agroquímicos es categórica, siempre que se manipulen responsablemente, bajo estándares de buenas prácticas agrícolas”, asegura la Casafe.

Agrega que la reciente medida judicial de amplia restricción, genera toda una zona liberada para la formación de plagas, que no solo afectan la productividad de las áreas vecinas, sino que también pueden ser perjudiciales para la salud de toda la comunidad de Pergamino.

“Por esta razón –dice el documento- es importante que no existan zonas de exclusión, sino de amortiguamiento, en donde se aplican productos con determinadas condiciones climáticas y bajo la supervisión de un profesional”.

Más adelante recuerda que el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación realizó al menos 35 jornadas de aplicación de fitosanitarios que demuestran que, siguiendo las buenas prácticas agropecuarias, se minimiza el alcance de los agroquímicos por fuera del cultivo a menos de 10 metros de distancia para el caso terrestre y a 44 metros en la aérea.

Agroquímicos en el agua

Respecto a la posible presencia de agroquímicos en el agua –también señalada por el Juez- la última información pública del municipio de Pergamino en base a un informe realizado por la Autoridad del Agua, es que el agua es potable con límites permitidos, considerados seguros por los organismos internacionales, incluidos el Senasa.

Aeroaplicadores también rechazan el fallo que determina prohibición de fumigaciones: “No hay motivos técnicos”

La Cámara de Aeroaplicadores de la Provincia de Buenos Aires (Capba) rechazó el fallo en cuestión, asegurando que “no hay motivos técnicos” para la medida, que establece una distancia de 3.000 metros para aviones y 1.095 para equipos terrestres.

“Consideramos que existe suficiente cuerpo de prueba académica que demuestra que no hay motivos técnicos para excluir o alejar a estas distancias absurdas las aplicaciones aéreas, y confiamos en que este expediente u otros relacionados a la temática sean guías de trabajo para que impere la racionalidad“, expresó Capba.

Es que, originalmente, la ley fijaba para las aplicaciones aéreas un límite de 2.000 metros, por lo que los aeroaplicadores confian en que la continuidad del proceso judicial “se ajuste a lo que el mismo fallo menciona”, en relación a “armonizar la tutela de ambiente y el desarrollo mediante un juicio de ponderación razonable”.

“La tutela del ambiente no significa detener el progreso, sino, por el contrario, hacerlo más perdurable en el tiempo de manera que puedan disfrutarlo las generaciones futuras”, expresó el documento de la cámara en relación a la prohibición de fumigaciones ordenada para Pergamino.

Nota relacionada: La Justicia ordenó nuevos límites para pulverizaciones y fumigaciones en Pergamino

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí