Agricultores franceses bloquean París en demanda de precios justos

Llegaron hasta el Arco del Triunfo. La acción fue convocada por la Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores y los Jóvenes Agricultores. También hubo una enorme movilización en Alemania.

Para denunciar lo que consideran una situación económica y social insostenible, miles de agricultores franceses acudieron a París y otras grandes ciudades francesas a bordo de sus tractores, ralentizando la entrada a las urbes y bloqueando algunas de sus avenidas, en demanda de respuestas del Gobierno de Emmanuel Macron.

Los granjeros protestan por acuerdos internacionales firmados por el presidente Emmanuel Macron y por decisiones gubernamentales que restringen la actividad agrícola, como alguna referida al uso de glifosato.

“Macrón, responde” dicen los carteles en los tractores que encabezan la protesta en París.

Calculan los organizadores que unos 1.500 tractores se movilizaron desde primera hora de la mañana de hoy miércoles 27 de noviembre, junto a unos 10.000 agricultores convocados en varias partes del país, con un cartel gigante que interpelaba directamente al presidente francés: “‘Macron, ¡responde!”

“Queremos que nos escuchen”

“Queremos que las autoridades nos escuchen antes de que caiga la agricultura”, dijo al medio periodístico Sputnik un participante de las protestas.

Lamentó que Francia esté perdiendo su papel de exportador de alimentos pese a tener una gran capacidad en este ámbito.

“Si la acción de protesta de hoy no tiene ningún efecto, organizaremos otra”, advirtió. Subrayó también que el objetivo principal de los granjeros franceses es “proteger su profesión”.

La “bronca” de los agricultores va en aumento

Los productores franceses causaron descomunales embotellamientos de tránsito en varias carreteras. Llegaron hasta cerca del histórico Arco del Triunfo, en el centro de París.

Las dos principales centrales agrícolas exigen una reunión con el presidente Macron para transmitirle sus objeciones a políticas que –aseguran- perjudican a la agricultura francesa, como la eliminación gradual del glifosato para controlar las malezas.

La “bronca” de los agricultores ha ido creciendo a medida que se han tornado más virulentos los cuestionamientos a la actividad agropecuaria sobre aspectos que van desde el uso de pesticidas hasta el bienestar animal.

Ha habido ataques a granjas ganaderas y carnicerías por parte de activistas veganos que han provocado una indignación particular.

El glifosato

En Francia, Macron ha adelantado la prohibición del glifosato para 2021, yendo más allá de la política actual de la Unión Europea, aunque el Gobierno ha prometido exenciones para las granjas que no tengan una alternativa viable de sobreviviencia.

También se le han cuestionado los acuerdos comerciales de la UE con Canadá y el bloque del Mercosur que, según el agro francés, derivarán en importaciones de productos agrícolas más baratos.

Ley de alimentos

Una ley de alimentos aprobada por el gobierno de Macron, que tenía como objetivo dar a los agricultores una parte más justa de los márgenes de ganancias, no logró disipar el descontento.

También en Alemania

Asimismo, en Alemania, unos 10.000 productores alemanes estacionaron alrededor de 5.000 tractores en la Puerta de Brandeburgo –el principal punto de referencia de Berlín-, protestando también por medidas adoptadas por el gobierno de Ángela Merkel.

Cinco mil tractores estacionaron en proximidades de la Puerta de Brandeburgo, en la ciudad de Berlín.

En ese país se dispusieron mayores restricciones para el uso de agroquímicos y fertilizantes, con el fin –se argumentó- de proteger determinadas poblaciones de insectos y la calidad del agua subterránea.

Los agricultores sostienen que las esas normativas son excesivas y no les permitirán competir con alimentos importados de otros países.

ÚLTIMO MOMENTO: SUSPENDEN EL PARO

Luego de converger en París con sus tractores, bloqueando parcialmente la carretera de circunvalación y parte de los Campos Elíseos para conseguir una cita en el Ministerio de Agricultura, a última hora de la tarde de hoy miércoles 27 de noviembre los agricultores fueron recibidos por funcionarios de ese organismo.

Al final de la reunión, que duró más de dos horas, obtuvieron la seguridad de reunirse con el primer ministro, Édouard Philippe, el 3 de diciembre. Como resultado, Christiane Lambert, presidenta de la FNSEA (Federación Nacional de Sindicatos de Agricultores), pidió suspender el movimiento a primera hora de la tarde.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí