Advanta y su revolución en sorgo de la mano de Igrowth

La tecnología creada en Argentina que otorga resistencia a herbicidas imidazolinonas, provocó un gran impulso para que el cultivo de sorgo se reposicione como una importante alternativa.

Tomás Sundblad del área de marketing y desarrollo de Advanta.

Para el semillero Advanta, los cultivos de sorgo, maíz y girasol son muy importantes, por lo que su presencia institucional en el Congreso 2019 de Aapresid no pasó desapercibida.

Tomás Sundblad, del área de marketing y desarrollo de Advanta, en diálogo con El ABC Rural hizo hincapié en el producto estrella del semillero, la revolucionaria tecnología Igrowth que otorga resistencia a herbicidas de la familia de las imidazolinonas en el cultivo sorgo, dándole un gran impulso para que el cultivo vuelva a posicionarse como una importante alternativa de componente de la dieta animal.

“Se trata de un desarrollo local que se exporta a varios países, ya que primero se lanzó en Argentina y Uruguay, y este año será en Bolivia, Paraguay y Australia, para luego hacerlo en los Estados Unidos y países de Africa y Europa”, indicó Sundblad. “En nuestro país el nivel de adopción de la tecnología Igrowth fue inmediato, en un cultivo que había sido relegado por el maíz, debido al problema que tenía con el control de malezas y que hoy, de la mano de Igrowth, está volviendo fuertemente”, apuntó.

Gran expectativa para la campaña 2019/2020

Asimismo, el entrevistado, destacó que no solo en Argentina el cultivo de sorgo está volviendo a ocupar un lugar importante como alternativa de cultivo, sino también en Uruguay. “En el vecino país se prohibió el uso de atrazina, por lo que se había disminuido una herramienta para el control de malezas, y ahora muchos productores volvieron a utilizar al sorgo como alternativa en ambientes donde incluso se comporta mejor que el maíz”, explicó.

Por lo tanto, Sundblad, señaló que “para esta campaña 2019/2020 nuestras expectativas son muy importantes, ya que se espera que en el país aumente el área de siembra de maíz, arrastrando al sorgo, del que se espera un 20% de incremento de área de siembra, aprovechando ambientes más marginales en los que no se pensaba producir, generando incluso más fuentes de trabajo”.

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí