Achilli – Di Battista reforzó acciones comerciales y afrontó un año positivo con sus sembradoras

Las circunstancias económicas no son las mejores para la Argentina, pero las empresas buscan sus propias estrategias para vender. Si bien actualmente los negocios son inciertos, en el rubro sembradoras todavía se entregan equipos que se vendieron en el transcurso de 2019.

Si bien las diversas empresas fabricante de maquinarias agrícolas viven con preocupación la coyuntura económica, continúan trabajando al ritmo de las ventas realizadas durante el 2019.

La firma Achilli – Di Battista subió la apuesta en el mercado argentino de sembradoras durante los primeros dos trimestres de 2019. La empresa de Armstrong (Santa Fe), junto a su marca Monumental, basa su estrategia en dos pilares: la renovación tecnológica de su planta industrial y las acciones comerciales complementadas por el servicio posventa.

“Estamos muy bien en relación a ventas, desde febrero a esta parte de forma excepcional, inclusive con muy buenos negocios en las distintas exposiciones donde participamos durante el año”, explicó satisfecho el director comercial de Achilli – Di Battista, Jorge Molini, en diálogo con El ABC Rural. .

Sin embargo, aclaró que a partir del 12 de agosto, luego de la devaluación del peso, la situación cambió.

Jorge Molini, gerente de ventas de Achilli-Di Batista, en su oficina de Armstrong, Santa Fe, dialogando con El ABC Rural.

“Si bien seguimos trabajando de la misma manera, aportándole a nuestros clientes un producto de calidad, a un precio razonable y con financiación propia en muchos casos, las consultas en la última semana fueron menores y esto se debe claramente al momento que atraviesa el país”, diagnosticó el referente de la empresa.

Por suerte para Achilli-Di Batista, la empresa viene con una inercia notable, debido a la buena cosecha recolectada por los productores en gran parte del país, razón por la cual están trabajando para entregar varias maquinas que ya fueron comercializadas. “La mano de obra sigue intacta, hay mucho trabajo en la empresa, lo que sinceramente nos reconforta y alienta al área de venta”, indicó.

Trabajando con financiación propia

La falta de una seductora financiación por parte de los bancos privados y la ausencia de tasas subsidiadas en el sector público, hicieron que la firma de Armstrong tuviera que encontrar alternativas de financiación propias.

“Los buenos resultados que hubo en varias zonas respecto a la cosecha nos ayudó a poder financiar parte de nuestros equipos de manera propia. La falta de créditos blandos es una desventaja para este sector y creemos que en los próximos meses hay que revertirlo y salir de la financiación usurera que hay actualmente en la Argentina”, mencionó con preocupación Molini.

Estamos financiando en pesos hasta 8 meses y también en dólares con un poco más de plazo”, continuó el líder de venta de la firma. Esta situación-según el entrevistado- traccionó positivamente para que los productores se animaran a comprar su sembradora nueva, amparados en la financiación que les brindó la empresa creadora de la marca Monumental.

“Si bien no podemos dar los plazos que brindan los bancos, claramente ante una necesidad del productor o el contratista, es una financiación que es aceptada por el campo y nos posibilitó varios negocios durante 2019”, explicó.

Por su parte, en relación a la situación política de la Argentina, Molini fue concreto y expresó que su empresa, es indiferente el resultado electoral, siempre y cuando el que gane las elecciones apoye al sector agropecuario y la inversión. “Siempre debemos trabajar con nobleza más allá del Gobierno que trascienda en el poder; vamos a pedir que haya más opciones de créditos en pesos que es lo está faltando hoy en el agro”, concluyó.

Nota relacionada: El sector fabricante de maquinaria agrícola está preocupado pero continúa trabajando

 

 

 

 

ENVIÁ TU COMENTARIO

Ingresá tu comentario
Por favor ingresá tu nombre aquí