2020: por retenciones habrá menor área sembrada y baja inversión

De acuerdo a una estimación realizada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires a través de su departamento económico, los incrementos en las alícuotas de derechos de exportación (DEX) impactarán de manera negativa en el agro, considerando una caída en el área sembrada y la inversión en tecnología tanto en cereales como oleaginosas.

área sembrada
Las regiones más afectadas son aquellas más alejadas de los puertos y con ambientes más restrictivos.

En un contexto de vulnerabilidad de la producción agropecuaria nacional, dado un escenario climático y de precios internacionales inestable, el reciente Decreto 37/2019, que impulsa un incremento en las alícuotas de derechos de exportación (DEX), impacta tanto en las variables macro del sector, como especialmente en la economía del productor y el área sembrada.

En ese sentido, desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), anticipan que la rentabilidad de los cultivos se verá significativamente afectada durante la campaña 2019/20, especialmente en trigo y maíz, condicionando la inversión para la nueva temporada agrícola.

“En la campaña 2020/21, donde los efectos del nuevo esquema impositivo dado por el Decreto 37/2019 se observarán en plenitud, se estima una caída en el área sembrada y la inversión en tecnología tanto en cereales como oleaginosas, de más de medio millón de hectáreas”, advierten desde la entidad.

Es decir que mientras la recaudación fiscal aumentaría en USD 950 millones, caería tanto el valor exportado como el Producto Bruto Agrícola en 675 y 721 millones de dólares, respectivamente.

área sembrada
Para esta última campaña, el costo adicional en términos de valor exportado y, por lo tanto, disponibilidad de divisas (USD 361 millones) de un nuevo aumento en las alícuotas de derechos de exportación, superaría a los ingresos fiscales que se pudiesen generar (USD 289 millones).

Una Ley negativa para el campo

La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública, aprobada durante la segunda semana de diciembre en el Congreso, propone otorgarle al Poder Ejecutivo la facultad de elevar los derechos de exportación hasta un 33% para el cultivo de la soja y sus derivados.

También hasta un 15% para el resto de los productos del sector agropecuario, con excepción de los provenientes de economías regionales que tributarían un máximo de 5%. Se contempla, además, la posibilidad de menores alícuotas para bienes cuya producción implique un mayor agregado de valor.

El cambio en el esquema de derechos de exportación puede impactar en el área sembrada de manera significativa, debido al menor precio recibido por los productores.

“El aumento de derechos de exportación se da en un contexto de vulnerabilidad para la producción agrícola argentina, que enfrenta un escenario climático y de precios internacionales adverso”, dijeron en el departamento económico de la entidad porteña.

Impacto en rentabilidad

Resultado de la combinación de menores precios internacionales y mayores costos de producción (medidos en dólares), la campaña 2019/20 se caracterizaba por exhibir márgenes ajustados, antes de la publicación del Decreto 37/2019.

Concretamente, los precios de exportación (FOB) de los tres principales cultivos se encuentran por debajo de los valores observados durante la campaña 18/19: -13% maíz, -7,7% soja y – 11,1% trigo.

Mientras que los costos directos de producción se incrementaron para la soja (4,3%), y el maíz (9,5%), y cayeron, aunque menos que los precios, para el trigo (-9,2%).

En suma, los márgenes brutos de la campaña 2019/20 ya eran inferiores a los de la 2018/19 antes de la implementación del decreto.

En este sentido, el incremento de los derechos de exportación significa una mayor contracción de los márgenes del productor.

Con las nuevas alícuotas los márgenes brutos son significativamente inferiores a los de la campaña 2018/19, en soja 50% menores, en maíz 41% menores y en trigo 17% menores”, aseguran los expertos.

Las proyecciones en rojo

Para la campaña 2019/20 muchas de las decisiones de siembra e inversión ya se encuentran tomadas, de manera que es posible analizar el impacto de los cambios en derechos de exportación sin considerar cómo se afectan las áreas sembradas.

Mientras la superficie destinada a cereales caería en 217 mil hectáreas, las oleaginosas retrocederían 303 mil hectáreas.

El cambio en el esquema de derechos de exportación puede impactar en el área sembrada de manera significativa, debido al menor precio recibido por los productores como consecuencia del aumento en el impuesto.

En particular, el esquema DEX 37/19 (ya implementado) podría implicar una reducción en el área total de medio millón de hectáreas, afectando a todos los productos considerados.

Mientras la superficie destinada a cereales caería en 217 mil hectáreas, las oleaginosas retrocederían 303 mil hectáreas, de manera que ambos grupos de cultivos se verían disminuidos en proporciones similares.

El nuevo régimen implicaría una recaudación adicional de USD 750 millones, totalizando un aporte al fisco en concepto de derechos de exportación de USD 5.270 millones.